Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ángel María Villar: “El Gobierno es el único responsable de que España se pueda quedar sin Mundial”

El presidente suspendido de la RFEF comparece tras la amenaza de la FIFA de apartar a la selección por las injerencias del Ejecutivo en el organismo

Ángel María Villar, durante su comparecencia.

La participación de España en el Mundial de Rusia, cuestionada por la FIFA, fue la excusa perfecta para que Ángel María Villar se presentara ayer en una rueda de prensa multitudinaria. Una convocatoria que manejó celebrar ya el sábado pasado, espoleado por la noticia adelantada por EL PAÍS de que la FIFA amenaza a España con dejarla fuera del próximo Campeonato del Mundo. De esto último se desmarcó, asegurando que no intervino y ni siquiera tuvo conocimiento de ello.

La estrategia del miedo vertebró el discurso de Villar para tratar de permanecer como presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), cargo del que ahora está suspendido cautelarmente por un año tras ser acusado por el juez Santiago Pedraz de los delitos de administración desleal, apropiación indebida, estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares. Si el Consejo de Estado ordena repetir las elecciones, Villar estará fuera de la Federación definitivamente. Igual que Juan Luis Larrea, que ahora ejerce sus funciones. Ambos han puesto como escudo la participación de España en el próximo Mundial para permanecer al frente del fútbol español.

El principal objetivo de las andanadas de Villar fue el Gobierno, con el foco puesto en José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes. “El Consejo Superior de Deportes es el único responsable de que España se pueda quedar sin Mundial”, acusó Villar antes de advertir: “Ojo, la posibilidad es seria”. Para cuando dijo esto, ya había desaparecido la nube de fotógrafos que le rodeaba en el atril. Entonces, emergió un carácter ciclotímico que intercalaba miradas altivas y desafiantes con chascarrillos y fuertes acusaciones contra los que considera sus enemigos. “Escuché el otro día decir al señor Rajoy que la selección iba a ganar. Si vuelvo a ser presidente, le ofreceré ser asistente de Lopetegui. Seguro que gana más”, bromeó.

No hay otros culpables para Villar de su situación, en libertad bajo fianza tras la Operación Soule, que Lete, el antecesor de este, Miguel Cardenal, el Gobierno, el presidente de LaLiga Javier Tebas, y Jorge Pérez, ex secretario federativo. También parte de la prensa que, según él, en algunos casos está mal informada.

Villar aseguró no tener nada que ver en el mal uso de los 1,2 millones de dinero público concedidos para proyectos solidarios en Haití y otros países. Ni esto, ni las grabaciones de la Operación Soule que describen una red clientelar, ni el expolio de la Mutualidad de futbolistas, todo acaecido bajo su mandato, son motivos suficientes para que dimita. Según él, nada de esto ha sucedido bajo su responsabilidad o su conocimiento. “Usted no va a marcar el paso”, espetó cuando fue preguntado sobre si todos esos hechos no eran suficientes para que él y muchos presidentes de territoriales abandonaran sus cargos en el fútbol español. “Somos inocentes; no hemos hecho nada”, dijo en referencia a él y a los presidentes de territoriales, seis de ellos imputados en el marco de la Operación Soule. “Han utilizado a jueces y fiscales”, acusó con dureza. “Hay unas personas que quieren mi cabeza cortada. Son unos linchadores. Basta ya de linchadores. Los jueces también se equivocan. Lo que pasa en España es que si se equivoca un juez no le pasa nada, al resto sí”,

Injerencias

Entre las injerencias a las que culpa del riesgo de que España se quede sin Mundial, Villar apuntó a su propia suspensión: “Una de las injerencias es suspenderme cautelarmente cuando estaba en la cárcel. ¿Quién presidía la comisión directiva del CSD? El secretario de Estado, que lo hace sin escucharme, porque estoy en la cárcel”.

Villar está convencido de que su suspensión ha sido arbitraria e injustificada: “Me han suspendido no correctamente. Tenía que estar presidiendo. Como no es así, creo sinceramente que el señor Lete y el CSD tienen que reconsiderar la situación en la que han colocado al futbol español. Es una situación muy grave. La FIFA está cumpliendo con la obligación de defender sus estatutos. Y tiene que ir a cualquier país cuando hay estas injerencias. Hay gente capacitada dentro del Gobierno por encima de él [Lete], que rectifique su actuación con respecto a estas injerencias”.

Para subrayar que el peligro de que España se quede sin ir a Rusia es serio, Villar recordó el caso de la Eurocopa de 1992, ganada por Dinamarca, que se había quedado fuera de la clasificación, pero que entró en el torneo después de que se excluyera a Yugoslavia. Y advirtió: “Hay países como Italia que están al acecho de cualquier oportunidad para ocupar una plaza que pueda quedar libre.

Más información