Un juez declara nulo el despido de Dorsey como jugador del Barça

El club recurrirá una sentencia que le obliga a readmitir al pívot estadounidense o a pagarle lo que le quedaba de contrato y una indemnización

Joey Dorsey.
Joey Dorsey.EFE

El 18 de enero, en plena crisis deportiva, el Barcelona decidió despedir al pívot estadounidense Joey Dorsey. El jugador había criticado a través de las redes sociales la labor de los médicos del club y les culpó de haberle obligado a jugar lesionado en los playoffs de la anterior edición de la Euroliga, en la eliminatoria contra el Lokomotiv Kuban. Ahora, nueve meses después, el Juzgado de lo Social número 26 de Barcelona ha declarado nulo el despido. El club está obligado a readmitir a Dorsey o a pagarle la totalidad del contrato que tenía firmado hasta el 30 de junio de 2018 y que, según Mundo Deportivo, ascendería a 1,5 millones de euros, además de indemnizarle con 25.000 euros por daños morales.

Más información
El Barcelona despide a Dorsey
El Barça le abre expediente a Dorsey por criticar a los médicos del club
'Goliat' Dorsey regresa al Palau

El juez determina que, con el despido, el FC Barcelona, lo que hizo fue vulnerar el derecho a libertad de expresión del pívot norteamericano y por eso ha declarado su nulidad. El Barcelona ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Dorsey acudió a la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) que le ofreció los servicios de un gabinete jurídico para asesorarle y representarle en el litigio.

Dorsey, de 33 años y 2,06 metros, jugó en el Barcelona en dos etapas, la primera en la temporada 2013-2014 y la segunda, en la 2016-2017. En esa segunda etapa fue fichado en febrero para cubrir la baja del lesionado Shane Lawal. Después de despedirle, el club azulgrana fichó al brasileño Vitor Faverani.

El desencadenante del despido del jugador fue el mensaje que publicó a través de Instagram en el que explicó: “El año pasado me desgarré casi todos los ligamentos de mi tobillo mientras jugaba los cuartos de final de la Euroliga contra el Lokomotiv Kuban. El médico (Gil Rodas) me dijo que era solo un esguince, por lo que me hicieron regresar e intentar jugar, no diciéndome hasta que era demasiado tarde que tenía un edema alrededor del tejido celular que me causaba entumecimiento en el pie y que suponía el fin de mi temporada”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS