Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cumbre en el CSD para echar a Villar

Lete recibe a las 19 territoriales y 14 de ellas, antes afines al dirigente vasco, quieren forzar su cese si no dimite

Esther Gascón, Larrea, presidente en funciones de la FEF, Enrique Cerezo y Luis Rubiales en la última asamblea federativa.
Esther Gascón, Larrea, presidente en funciones de la FEF, Enrique Cerezo y Luis Rubiales en la última asamblea federativa. EL PAÍS

El secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, recibe hoy a los 19 presidentes de las territoriales que acudirán a la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) con el objeto de intentar forzar el cese de Ángel María Villar como presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), si este no dimite, y después abrir un proceso electoral.

A la convocatoria, impulsada por el CSD, también asistirá Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la FEF y contrario, en un principio, a que Villar sea destituido por la vía que proponen 14 de los 19 presidentes del fútbol regional: mediante una asamblea extraordinaria. Fuentes jurídicas del derecho deportivo consultadas por este periódico consideran que la maniobra no se ajustaría a la legalidad por tratarse de una moción de censura encubierta.

Cinco de los 19 presidentes autonómicos también se oponen a la celebración de la asamblea. Tres de ellos (Galicia, Aragón y Andalucía), eternos opositores a Villar, porque barruntan que detrás de esa asamblea extraordinaria se esconde la intención de aupar a la presidencia federativa a Luis Rubiales, presidente del sindicato de futbolistas (AFE), que también ha sido un ferviente defensor de Villar y del villarismo hasta hace poco. Además, este trío de presidentes considera que el auto del juez Pedraz que desembocó en la detención de Villar es lo suficientemente contundente como para deslegitimar a la asamblea, al subrayar la presunta compra de voluntades de algunos de sus miembros y poner en solfa todo el último proceso electoral ganado por el presidente ahora suspendido. Al terceto de territoriales también les cuesta digerir y les resulta “kafkiano” que el futuro de la Federación sea decidido por los mismos dirigentes que alimentaron el sistema que permitió a Villar permanecer 29 años en el cargo. Las otras dos territoriales que no ven con buenos ojos la convocatoria de la asamblea para destituir a Villar son Castilla-La Mancha y País Vasco, que son partidarias de continuar con Larrea al frente.

Villar, en libertad con cargos tras la Operación Soule, está suspendido cautelarmente por el CSD y asiste recluido en la distancia a cómo 14 de esos 19 presidentes de territoriales que hasta hace poco le apoyaban incondicionalmente solicitan ahora su renuncia tras haber dimitido como miembros de la junta directiva de Larrea. Cinco de ellos están imputados en el marco de la Operación Soule y el propio CSD ha solicitado al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) que les abra expediente por ello.

Los cinco investigados son Jacinto Andrés Alonso (Rioja), Antonio García Gaona (Ceuta), José Miguel Monje (Murcia), Diego Martínez (Melilla) y Vicente Muñoz (Valencia), a los que hay que sumar a Marcelino Maté (Castilla-León), imputado por los presuntos tratos de favor al Recreativo de Huelva y al Marino de Tenerife. Según se extrae de las conversaciones grabadas que aparecen en el auto de Pedraz, Maté cobra un sueldo bajo sospecha de 3.000 euros procedente de la Federación.

Tras esa reunión en el CSD, hay convocada otra en la sede de la Federación dentro de ese marco de división que puede recrudecerse en los próximos días.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información