Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FEDERACIÓN

14 directivos afines a Villar piden su dimisión

Los barones de las territoriales renuncian a su puesto en la junta y solicitan una asamblea extraordinaria para convocar elecciones

Esther Gascón, secretaria general, y Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la Federación.
Esther Gascón, secretaria general, y Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la Federación. EL PAÍS

Otro terremoto sacude a la Federación Española de Fútbol (FEF) tras la detención, encarcelamiento y posterior puesta en libertad bajo fianza y con cargos de Ángel María Villar. Catorce de los 19 presidentes de las territoriales, salvo los de Galicia, Aragón, Andalucía, Castilla-La Mancha y País Vasco, presentaron ayer su dimisión como miembros de la junta directiva federativa y explicaron en un comunicado que han solicitado por carta a Villar que dimita. Además, también han requerido al presidente en funciones Juan Luis Larrea que convoque una asamblea general extraordinaria para tratar el propio cese de Villar y la posterior convocatoria de elecciones.

Los mismos 14 dirigentes que hasta hace poco apoyaban incondicionalmente a Villar, suspendido cautelarmente, ahora muestran celeridad porque este renuncie a su cargo. Si Larrea no convoca la citada asamblea, los barones dimitidos amenazan con instar a los asambleístas a solicitar la misma basándose en los estatutos federativos. Para ello necesitarían el apoyo de un 20% de la asamblea. “Todo ello buscando la normalización de la institución después de lo sucedido el pasado mes de julio”, reza el comunicado en referencia a la detención de Villar, su hijo Gorka, y del vicepresidente económico Juan Padrón.

Según fuentes federativas, detrás de esta dimisión en bloque se encuentra Luis Rubiales, presidente del sindicato de futbolistas (AFE). Este lleva días promoviendo su candidatura por los estamentos del fútbol español. También lo ha hecho ante José Ramón Lete, presidente del CSD. Hasta hace muy poco, Rubiales también era un defensor incondicional de Villar y participó de manera muy activa en el enfrentamiento que este mantuvo con el presidente de LaLiga, Javier Tebas, y con Miguel Cardenal, antecesor de Lete en el CSD.

Con este panorama de caos, Lete había convocado antes de esta dimisión en bloque a los 19 presidentes de territoriales a una reunión el próximo martes. Lete quiere tutelar la hoja de ruta a seguir. Desde el CSD también se propaga ya sin tapujos que la situación en la Federación es insostenible y que Villar debe presentar su renuncia cuanto antes.

La mañana fue agitada en la Federación. En un principio, solo habían dimitido los cinco presidentes regionales imputados en el marco de la Operación Soule. Tenían preparada su renuncia desde el jueves, pero ayer se les sumaron los otros nueve. El quinteto de dirigentes investigado estaba esperando a que el CSD enviara al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) la petición de apertura de expediente tal y como sucedió a media mañana de ayer. La dimisión de Jacinto Andrés Alonso (Rioja), Antonio García Gaona (Ceuta), José Miguel Monje (Murcia), Diego Martínez (Melilla) y Vicente Muñoz (Valencia) formaba parte de una maniobra para no ser suspendidos por el CSD tal y como ocurrió con Villar y Padrón. A ella se han sumado los otros nueve barones.

 La masiva dimisión crea un cisma en la Federación, instalada en la parálisis administrativa y el caos. Ya en la reunión celebrada en la madrugada del martes pasado hubo disensiones entre Larrea y los barones, que votaron a favor de que se hubiera celebrado una junta directiva el jueves pasado. Larrea, pese al resultado de la votación (14-2), impuso el 7 de septiembre. Alegó la trascendencia del España-talia valedero para la clasificación del Mundial 2018 y el inminente levantamiento del secreto de sumario de la Operación Soule.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.