COPA ARGENTINA

Atlas, la cenicienta más famosa de América, enfrenta a River

El equipo que juega en la quinta división busca dar la sorpresa en la Copa Argentina

Los jugadores de Atlas que se enfrentan al poderoso River.
Los jugadores de Atlas que se enfrentan al poderoso River.Facebook Atlas

Uno cuenta con un estadio habilitado para 62.000 personas, el otro, para 2.500. Uno tiene en sus vitrinas 35 ligas de primera división, el otro nunca pudo abandonar la cuarta categoría (Primera D). El presupuesto del más chico es de 200.000 pesos (11.600 dólares) anuales, el otro acaba de vender a una de sus figuras en 15 millones de euros. La Copa Argentina vuelve a regalar otra historia de David y Goliath, aunque en este caso se trate de un David muy particular, con reality show propio hace más de diez años. Tuvieron que pasar 65 años desde su creación para que el Club Atlético Atlas juegue el partido más importante de su vida, este martes, ante el poderoso River Plate, último campeón del certamen. Aunque sus jugadores ya están acostumbrados a las luces de neón.

Nadie nos quita la ilusión. "Que esta noche cueste lo que cueste, esta noche tenemos que ganar..." #Atlas #CopaArgentina #River

Gepostet von Atlas La Otra Pasion am Dienstag, 15. August 2017

Los 32avos de final del torneo más federal de Argentina, similar a la Copa del Rey española, enfrenta dos equipos con realidades muy opuestas y el que gane, se alzará con un premio de 560.000 pesos (32.500 dólares). Con ese dinero, Atlas cubre dos años de presupuesto;River, en cambio, una boleta mensual de gas. Sin embargo, dirigentes, jugadores y cuerpo técnico de la cenicienta de esta historia están tranquilos. “Es el partido más importante en la historia del club”, reconoce a EL PAÍS David Larrosa, vicepresidente de Atlas, “Pero no tenemos ninguna resignación, disfrutamos de lo que estamos viviendo y es una gran oportunidad para mostrarnos. Esto es fútbol y lo vivimos como lo tenemos que vivir, con toda la pasión”.

Atlas fue fundado en 1951 por un grupo de amigos que buscaban participar de los juegos Evita, una iniciativa del gobierno peronista para fomentar el deporte entre los jóvenes. Comparte junto con Yupanqui la triste distinción de ser uno de los pocos equipos que nunca logró ascender de categoría. Sufrió seis desafiliaciones en su corta historia de vida. A pesar de todo, es una escuadra que no sufre miedo escénico: hace 12 años que la cadena Fox Sports emite por su señal a toda América Latina el reality Atlas, la otra pasión. La idea fue del productor Maximiliano Ambrosio, quien en 2005 se propuso retratar el especial mundo del ascenso argentino y escogió al equipo más débil de todos. “Me fijé quién era en ese momento el club desafiliado de Primera D, es decir el último de los últimos, y era Atlas”, contó Ambrosio en una entrevista.

El programa se convirtió rápidamente en un éxito de alcance continental y cientos de turistas futboleros que visitan Buenos Aires cubren los 57 kilómetros que separan a Buenos Aires de General Rodríguez para conocer el modesto pero famoso estadio Ricardo Puga. Con el boom también llegaron condimentos nunca vistos en un club de esa categoría: ropa deportiva de primera marca, elementos para entrenar, auspiciantes de primera línea y hasta un equipo de gamers que visten la camiseta azul y marrón, en una innovación que también se le ocurrió a River, entre otras cosas. “La Primera D es una divisional sin contratos profesionales y con canchas que no están en buenas condiciones, es una categoría de esfuerzo, trabajo y pasión”, sintetiza Larrosa.

Gloria y retiro

Entre los guerreros de Atlas que saltarán al campo este martes hay una historia muy particular, la de Wilson Severino. El delantero de 37 años es el goleador histórico del club de General Rodríguez con 109 goles y eligió retirarse del fútbol en un partido muy especial para él, ya que es hincha fanático de River y admirador de tres de los jugadores que ahora le toca enfrentar, Ponzio, Alario y Pity Martínez. Sin embargo, aclaró a este diario que ha decidido no cambiar su camiseta con ninguno de ellos: “Mi camiseta es mi camiseta. La camiseta de River como hincha ya la tengo y sería muy valioso tener una de un jugador, pero es más valiosa mi última camiseta”.

“Hay un abismo entre las dos instituciones, nosotros somos un equipo del ascenso que la pelea desde nuestro propio equipo de trabajo y con jugadores que toman dos o tres colectivos para llegar al entrenamiento. Tenemos problemas de gente común, que tiene que laburar y llegar a fin de mes”, explicó Severino. El delantero nació en Córdoba, pero es hijo de un músico brasileño al que ni siquiera conoció. Hace 15 años que combina fútbol con trabajo.

Wilson Severino, goleador histórico de Atlas.
Wilson Severino, goleador histórico de Atlas.Facebook Atlas

“Arranqué limpiando arriba del tren hasta manejar los cambios de vías y armar y desarmar trenes. Ahora por fortuna logré que (el gremio) Unión Ferroviaria me confiara la parte de deportes y estoy muy contento”, relató. Pero los tiempos de bifurcar sus días terminaron: “Mis francos eran días de partido y mis vacaciones, pretemporadas. Me he perdido el crecimiento de mis hijos, viví con sueño y cansado con ellos y ya no quiero ser egoísta. Hoy el trabajo requiere más de mí y eso es lo que le da sustento a mi familia. Es una cuestión de horarios y tiempo”.

Consultado acerca del trascendental encuentro, Severino responde con tranquilidad: “Los nervios no son de querer ganarle, sino de la fiesta que vamos a vivir. No pensamos en el resultado y partiendo desde ese punto, es todo felicidad y el resultado no va a empañar lo que vivimos ahora, y que también lo viven todas las familias, los hijos y los amigos de los hijos en el colegio. Es un sueño hecho realidad”. “Soñé con jugar en River desde chico. Soy hincha del club más grande de la Argentina. Hoy soy un hombre, tengo 37 años y lo que soñé de pibe lo puedo vivir, aunque de manera similar”, cerró el atacante, el único que jugará con su corazón dividido.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50