Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa rota de Villar

El auto del juez Pedraz y las conversaciones grabadas a su hijo Gorka y Padrón dinamitan

la estrategia de eludir responsabilidades que siempre ha utilizado el dirigente para salvarse

Villar, durante el registro de la Federación el pasado martes. En vídeo, los numerosos directivos FIFA acusados de recibir sobornos en los últimos dos años. Foto: Jaime Villanueva. Vídeo: ATLAS

En la mañana del martes 18 de julio, mientras los miembros de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) registraban la Ciudad del Fútbol de Las Rozas en el marco de la Operación Soule, en la cafetería de la sede federativa una empleada muy afín a Ángel María Villar espetaba a sus cariacontecidos compañeros: “Al que se ría lo apunto”. Sin haber dictado aún el juez Santiago Pedraz el auto de prisión, el círculo más cercano al presidente encarcelado por corrupción, se encargaba de difundir por la sede y a algunos medios de comunicación que saldría libre y sin cargos junto a su hijo Gorka Villar y el vicepresidente económico Juan Padrón, ambos también en prisión. La creencia en la inocencia de Villar padre es tal que sus directivos más afines le preparaban un homenaje en la suspendida asamblea federativa prevista para el jueves pasado. La idea, según relata un empleado federativo, era recibirle en pie y con aplausos. El agasajo al presidente reo incluía el montaje de un vídeo al son de la canción del cantante y compositor argentino Coti “Nada de esto fue un error”.

Desde que Villar, su hijo Gorka y el vicepresidente económico Juan Padrón entraron en prisión, sus adeptos en Las Rozas se han dedicado a difundir que con él o si él, el mismo sistema que ahora está judicializado y bajo sospecha continuará y acabará con todos aquellos empleados, directivos o miembros de comités disidentes. Ese intento por perpetuar el villarismo se escenifica, según cuentan fuentes de la Federación, en que varios altos cargos se han planteado enviar un notario a la prisión de Soto del Real para que Ángel María Villar nombre desde allí a la junta directiva que tiene previsto reunirse hoy.

La barra de hielo

Ese villarismo también se define por un comentario habitual del mismo Villar ante sus más allegados que resume el sistema que le ha permitido perpetuarse en el cargo durante 29 años: “Esto es como una barra de hielo del que chupan muchos y hay que alimentar ese bloque para que no se deshaga”. “Han tejido una estructura que tiene muchos parecidos con la mafia, Villar ha controlado a políticos, a gente relacionada con la justicia y a algunos medios de comunicación”, asevera un opositor a la gestión del dirigente vizcaíno.

A diferencia del caso Haití y de los presuntos tratos de favor al Recreativo y al Marino, por los que también está imputado, Villar tendrá complicado urdir la misma estrategia de defensa empleada hasta ahora. En sus declaraciones ante los jueces en ambos procesos basó su inocencia en el desconocimiento de los hechos o en su defecto se apoyó en el organigrama federativo para eludir responsabilidades y cargarlas sobre el ex secretario general Jorge Pérez y el ex administrador general José María Castillón, ambos despedidos por Villar.

El auto del juez Pedraz, basado en las grabaciones de la UCO desmonta y dinamita esa estrategia. Y es Juan Padrón, su mano derecha, el poder en la sombra que le ayudó a perpetuarse 29 años con su control de las territoriales, el que en una conversación del pasado 31 de mayo con el tesorero de Juan Larrea desarma los cimientos de esa clásica defensa de Villar. Padrón relata a Larrea la pérdida de patrimonio que ha supuesto tener que devolver los 1,2 millones de euros del caso Haití o los seis millones que la Federación ha perdido por el abandono de Iberdrola como patrocinador. Al terminar de enumerar los gastos y las pérdidas que se han producido en los fondos federativos por la gestión de Villar, Padrón desliza una frase en tono de amenaza definitiva: “Ya me dirás dónde estamos Juan Luis [Larrea], pero afortunadamente tú como tesorero, y yo como vicepresidente económico, tenemos, porque lo hice en su día, algún documento que nos protegerá de que digan que nadie sabe nada y de que es cosa tuya y mía”. Padrón trataba de evitar correr la misma suerte que Pérez y Castillón en el caso Haití y en del Recreativo y el Marino.

Una jugada millonaria

El hijo de Villar, Gorka, que entre 2011 y 2012 ha facturado a través de su empresa Sports and Advisers 571.620 euros por los contratos firmados con federaciones que disputaban partidos amistosos con España, también ha dinamitado esa eterna cantinela de su padre de que nunca era responsable de nada por ausencia o por desconocimiento. En una conversación con Jorge Vaquero, asesor jurídico de la federación, Gorka esgrime el plan que tiene para que su progenitor pueda eludir la responsabilidad que tiene en el fraude de subvención pública del caso Haití. “El 23.05.2017, un día después de la reelección presidencial de Ángel María Villar, su hijo Gorka participa a Jorge Vaquero que va a proponer a su padre que la secretaria general, Esther Gascón, ostente todo el poder ejecutivo. Cree que es bueno que ni su padre tenga facultades de mando (se acabó el mandar)”, relata el auto del juez Pedraz.

La intención de Gorka Villar y ahora de la junta directiva que pretende erigirse en legítima sin haber sido nombrada, salvo que el citado plan de la vista del notario a Soto del Real haya salido adelante, es que en la asamblea del miércoles se apruebe una reforma estatuaria que dibuje un organigrama que deje sin responsabilidades ejecutivas a su padre. Esos cambios organizativos, según se deduce de otra conversación entre padre e hijo pinchada el 28 de mayo de 2017, iban a suponer un desembolso millonario a la Federación. “Gorka Villar repasa con su padre asuntos que se tratarán en una reunión en la Federación al día siguiente. Gorka le informa de que está preparando un documento en el que recoger los distintos temas que se tratarán. Su padre le plantea cuestiones, incluso de índole económica, y Gorka le va diciendo lo que debe hacer”, escribe el juez Pedraz. Y prosigue: “Se observa la intervención de Gorka en el diseño de órganos directivos de la RFEF”. A continuación, el magistrado transcribe la citada conversación entre Villar y su vástago: “Yo... el tema de los órganos que nosotros hemos puesto... te tendrás que gastar otros 10 o 15 millones”. La cifra refleja otra frase de Padrón en el auto sobre Vilar: “Le importan tres cojones la Federación”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información