Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIFA exige a sus exdirectivos una compensación millonaria

Acusa a Sudáfrica de haber pagado nueve millones en sobornos para celebrar el Mundial de 2010

Gianni Infantino
El nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, a finales de febrero en Zúrich (Suiza). AP

La FIFA ha enviado una solicitud a la justicia estadounidense para recuperar los "decenas de millones de dólares" de sus antiguos directivos perseguidos por Estados UnidosEl organismo que preside el suizo Gianni Infantino ha presentado este miércoles documentos acreditativos para tratar de recuperar decenas de millones de dólares que se embolsaron ilegalmente 39 miembros de la FIFA.

El máximo organismo del fútbol mundial, que se declara "víctima" en dicha documentación, presentó una solicitud de restitución a la Oficina del Procurador de EE UU y a la Oficina de Libertad Condicional para el Distrito Este de Nueva York, para que exija la indemnización por parte de los 41 exfuncionarios de la FIFA y otras organizaciones de fútbol, entre ellos Chuck Blazer, Jack Warner, Jeffrey Webb y otros que han sido acusados en la investigación que está en curso llevada a cabo por el Departamento de Justicia.

"Los acusados abusaron de los puestos de confianza que tenían en la FIFA y otras organizaciones internacionales de fútbol y causaron daños graves a la FIFA, sus asociaciones miembros y la comunidad del fútbol. El dinero que se embolsaron pertenecía al fútbol mundial y estaba destinado
al desarrollo y la promoción del juego. FIFA, como el órgano rector del fútbol, quiere que el dinero esté de vuelta y estamos decididos a conseguirlo sin importar el tiempo que sea necesario", dijo Infantino, nuevo máximo mandatario de la FIFA tras ser elegido el pasado 26 de febrero para relevar a su predecesor, Joseph Blatter, imputado por la justicia del país helvético.

La FIFA cree que decenas de millones de dólares fueron desviados de la comunidad del fútbol ilegalmente a través de sobornos, comisiones ilegales y esquemas corruptos llevados a cabo por los acusados. Y pide la restitución del dinero que los acusados se embolsaron, así como los sueldos, prestaciones y bonos que percibieron durante su permanencia en el ente y en otras organizaciones relacionadas con el fútbol.

El organismo internacional también reclama dinero por los daños causados debido a sus acciones sobre la marca FIFA y su reputación, su propiedad intelectual y sus relaciones de negocios. El nuevo presidente, Infantino, entiende que los acusados se apropiaron también del dinero
de los jugadores, entrenadores y aficionados de todo el mundo que se benefician de los programas que desarrolla la FIFA para promover el fútbol.

"Estos dólares estaban destinados a construir campos de fútbol, no mansiones ni piscinas; para comprar equipos de fútbol, no joyas y automóviles; y para financiar la cantera y el desarrollo técnico, no para suscribir lujosos estilos de vida. Cuando la FIFA recupere este dinero, se dirigirá
de nuevo a su propósito original: para el beneficio y desarrollo del fútbol internacional", apunta el organismo.

Acusa a Sudáfrica de pagar sobornos para obtener el Mundial

Entre los documentos presentados, destaca la acusación de la FIFA a Sudáfrica, el país que organizó el Mundial de 2010. El organismo entiende que las autoridades de la nación africana pagaron 10 millones de dólares (nueve millones de euros) en sobornos a cambio de votos para la elección del país africano al trinitense Jack Warner, expresidente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) y expresidente de la FIFA, así como a Chuck Blazer, ex secretario general de la Concacaf y un tercer miembro del comité ejecutivo.

Warner, que fue detenido y acusado por la justicia estadounidense de fraude y blanqueo de capitales, está en su país con una orden de extradición a EE UU pendiente. Blazer, suspendido a perpetuidad por la FIFA, renunció en 2013 porque estaba siendo investigado. Su confesión ha sido clave en la investigación. Es el origen de todo el caso FIFA.

El organismo futbolístico universal explica en uno de los 22 folios de la petición que Warner y su familia habían establecido estrechos vínculos con Sudáfrica durante el intento fallido del país para ser sede del Mundial 2006, concedido finalmente a Alemania.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información