Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSD tira de la quiniela para cubrir gastos

El Gobierno retendrá ocho de los 35 millones que ingresan los clubes de fútbol para equilibrar sus necesidades en deporte tras un recorte presupuestario del 30%

Astiazarán, presidente de la LFP, y Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, ayer
Astiazarán, presidente de la LFP, y Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, ayer EFE

En política un año es un mundo, más aún si el paisaje de fondo es el de una crisis económica profunda, terrible, que afecta a todas las esferas de la vida y de la que no se adivina el final. Esto puede explicar, en buena parte, el cambio radical que ha dado la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en los últimos meses con respecto a una de sus grandes reivindicaciones tradicionales: incrementar el dinero que ingresan los clubes de la quiniela (el 10% de la recaudación total, casi 35 millones de euros esta temporada).

Si en febrero la patronal que agrupa a los 42 equipos de Primera y Segunda División llegó incluso a amagar con un plante si no lograba ese objetivo ayer concedió entregar ocho de esos millones, casi el 24% del total, al Consejo Superior de Deportes (CSD). La medida es transitoria y empezará a aplicarse la temporada que viene.

El secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, y el presidente de la LFP, José Luis Astiazarán, escenificaron ayer el acuerdo, que ha generado malestar en algunos clubes, con un apretón de manos, una sonrisa y buenas palabras en la sede del CSD en Madrid. “Quiero agradecer a la Liga la actitud que ha tenido en todo este proceso. Este dinero es para nosotros muy importante”, dijo Cardenal. “No son momentos fáciles, pero quiero destacar el esfuerzo que hacen los clubes, sobre todo los más pequeños”, añadió Astiazarán.

Los ocho millones extra que gestionará el CSD, así como el millón y medio que por el mismo concepto recibía la federación española y que irá a la misma cesta, servirán, según informó Cardenal, para financiar el deporte base, así como para garantizar que se mantengan las subvenciones que reciben los equipos insulares de todo tipo de deportes para poder participar en competiciones nacionales en la península.

Es una forma de cuadrar el presupuesto del CSD que ha sufrido un recorte drástico, de más del 30%, este año y que se deja ver en todas las esferas en las que el organismo tiene influencia, desde el programa ADO que ayuda a los deportistas olímpicos y que aún está por concretar hasta las subvenciones que reciben las federaciones.

Estará en vigor hasta que las circunstancias presupuestarias lo permitan. Deseamos que sea pronto”

Miguel Cardenal

En principio, la medida es transitoria, pero su horizonte está por ver. “Estará en vigor hasta que las circunstancias presupuestarias lo permitan. Deseamos que sea pronto”, precisó el secretario de Estado, quien confirmó que se trata de una medida que no conlleva contrapartida alguna para los clubes. Ni siquiera una promesa. Al secretario de Estado le preguntaron sobre las apuestas online, otra reivindicación del mundo del fútbol para aumentar sus ingresos, y zanjó: “No está previsto a corto plazo”. Todos los ingresos de las recientemente regularizadas casas de apuestas irán directamente a Hacienda.

Aunque la reducción de los ingresos que reciben los clubes de las quinielas es un contratiempo para la LFP y puede aumentar la división en su seno, su alcance en la salud económica de los clubes es limitado, ya que buena parte de esa cantidad, que lleva años descendiendo al ritmo de la crisis y este año está presupuestada en 34,4 millones de euros, debe destinarse por ley a cumplir con el crédito que permitió su plan de saneamiento en los años 90 y a medidas de seguridad y conservación de los estadios.

A pesar de ello no es una buena noticia para un sector que no es ajeno a la crisis —el Depor es el último de una larga cadena de clubes que antes de fin de año entrará, según dijo ayer su presidente, Augusto César Lendoiro, en concurso de acreedores incapaz de hacer frente a sus deudas— y que está cercado por Hacienda, empeñada en acabar con la deuda de 752 millones que el fútbol mantenía con la Agencia Tributaria a principios de año. La Agencia anunció el mes pasado que había recaudado 132,9 millones de los clubes deudores. “Claro que nos afecta”, asegura un directivo de un club modesto; “todos contamos con ese dinero en nuestro presupuesto, pero es lo que hay”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información