Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inversión segura, resultado incierto

Pese a un impuesto especial para dedicar 32 millones de euros anuales a deportes olímpicos, casi el doble que en 2008, no se esperan más de seis medallas

Luis Scola y Kobe Bryant, durante un partido Ampliar foto
Luis Scola y Kobe Bryant, durante un partido AP

Argentina ha elevado un 88% su presupuesto para el deporte de alto rendimiento respecto a 2008. Ahora invierte 32 millones de euros anuales. Pese a la brusca desaceleración que está sufriendo su economía, este país sudamericano ha aprovechado la bonanza de los años anteriores y ha creado un impuesto específico a la telefonía móvil para mejorar los tradicionalmente pobres presupuestos para los atletas olímpicos. No obstante, está en duda si podrá repetir el desempeño de Atenas 2004 y Pekín 2008, cuando obtuvo dos medallas doradas y cuatro de bronce en cada cita. 

El director técnico de la Secretaría de Deportes de Argentina, Osvaldo Arsenio, recordó que su país solo ha logrado éxitos consecutivos como los de 2004 y 2008 en los tiempos de Juan Domingo Perón, en Londres de 1948 y Helsinki 1952. Por eso, Arsenio, funcionario del Gobierno peronista de Cristina Fernández de Kirchner, considera que será algo histórico si las victorias continúan y Argentina logra este año otras “cinco o seis” medallas. Argentina hasta ahora se solía encomendar al esfuerzo individual de algunos deportistas o al talento de ciertos equipos más profesionalizados. Su cosecha de medallas es similar a la de España antes de los Juegos de Barcelona 92 (seis medallas en Moscú 1980, cinco en Los Ángeles 1984 y cuatro en Seúl 1988). 

Las esperanzas albicelestes reposan sobre Las Leonas, la selección femenina de hockey sobre hierba, que se ha subido al podio en los últimos tres Juegos y es la campeona del mundo, pero nunca ha obtenido el oro. Varias leonas están lesionadas, pero sus compañeras confían en la mejor jugadora de la historia argentina, Luciana Aymar.

En Atenas 2004 y Pekín 2008, obtuvo dos medallas doradas y cuatro de bronce en cada cita

Arsenio menciona también otras ilusiones. En tenis, Juan Martín del Potro sueña en individuales, sobre todo después de la baja de Rafael Nadal, y en dobles mixto, junto con Gisela Dulko, que a su vez jugará el femenino además de Paola Suárez, una exjugadora, bronce en 2004, que ha vuelto al ruedo solo para Londres 2012. En yudo, Paula Pareto, tercera en 2008, está quinta en la clasificación mundial y anhela recuperar terreno. En taekwondo, Sebastián Crismanich es el campeón panamericano. Arsenio menciona además a Patricia Bermúdez en lucha libre y no descarta alguna sorpresa en boxeo. 

En las casas de apuestas aparece como candidata a la medalla de bronce, detrás de EE UU y España, la selección masculina de baloncesto, algo veterana, pero con estrellas como Emanuel Ginóbili, Carlos Delfino y Luis Scola. Fueron los campeones en 2004 y terceros en 2008. 

Además, la vela argentina le ha dado medallas al país en los últimos cuatro Juegos. Julio Alsogaray compite en láser y está segundo en la clasificación mundial. En 470, Juan de la Fuente, bronce en 2000, navega con Lucas Calabrese. Arsenio confía en ellos dos y también destaca que en natación Cecilia Biagioli estará entre las ochos primeras en aguas abiertas. Pero la dirigencia apuesta sobre todo a que estos Juegos sirvan de preparación para dar el gran salto en Río de Janeiro 2016.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información