Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REGATA

Cambridge gana a Oxford y a los contratiempos

La regata es interrumpida por un nadador espontáneo y un remero se desmaya

Zeng, de Oxford, intenta reanimar a su compañero Woods. Ampliar foto
Zeng, de Oxford, intenta reanimar a su compañero Woods. Reuters

El equipo de remo de la universidad inglesa de Cambridge se impuso hoy al de Oxford en una accidentada regata interrumpida por un nadador que saltó al río Támesis y en la que uno de los remeros tuvo que recibir asistencia médica. Es la 81 victoria de Cambridge,  frente a las 76 que acumula Oxford, en la 158 edición de la carrera, en la que los dos equipos recorren 6,4 kilómetros por el río Támesis a su paso por Londres, desde Putney hasta Mortlake.

La edición de este año, presenciada como siempre por decenas de miles de espectadores congregados a orillas del río -y muchos más por televisión-, fue una de las más accidentadas de la historia. La regata tuvo que interrumpirse a los 10 minutos del inicio -cuando las dos embarcaciones iban muy igualadas- porque los jueces vieron a un nadador en medio del río, que casi fue alcanzado por uno de los remos.

Identificado como Trenton Oldfield, el espontáneo ha sido detenido y afronta una posible acusación de alteración del orden público. Una vez libre el camino, la carrera se reinició una media hora más tarde desde el puente de Chiswick, en mitad de la ruta, tras lo cual Cambridge se impuso con facilidad a Oxford después de que a uno de los remeros de este equipo se le rompiera un remo al colisionar en el agua con el de un rival.

Por si esto fuera poco, a la llegada a la meta uno de los dark blues de Oxford, Alex Woods, de 27 años, se desvaneció, por lo que tuvo que ser atendido por los médicos y actualmente está hospitalizado, aunque ha recuperado la consciencia. Tras todos estos acontecimientos, los jueces decidieron suspender la ceremonia que normalmente sucede a la regata, mientras que el equipo ganador optó por celebrar discretamente su victoria por respeto a Woods.

"Pensamos que era mejor mostrar un poco de clase y ser discretos", declaró el remero Steve Dudeck.

"Los equipos tienen que asumir sus accidentes, siempre que no fueran causados por el rival, lo que no ocurrió en este caso", afirmó el árbitro.

La última vez que una regata Oxford-Cambridge tuvo que ser detenida fue en 2001, debido en esa ocasión a un choque de remos entre los dos equipos. Aunque Oxford partía como favorito, ya que se adjudicó la victoria el año pasado y ha ganado la mayoría de citas en el siglo XXI, Cambridge reafirmó hoy su histórica posición de liderazgo con su 81 victorias. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.