Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OLIMPISMO

Pekín albergará los Juegos Olímpicos de 2008

París partía como favorita junto a la capital china en una lucha en la que también participaban Osaka, Estambul y Toronto

En la segunda votación de los miembros de la Asamblea, Pekín ha obtenido una mayoría absoluta de 56 votos. Ya en la primera ronda, la capital china había obtenido la mayor cantidad de votos, 44, en una ronda en la que la ciudad japonesa de Osaka había quedado eliminada.

Contra pronóstico, París ni siquiera ha obtenido la segunda posición en la votación definitiva, siendo superada por Toronto, que con 22 votos, ha logrado la segunda posición. París ha conseguido 18 votos, mientras que el convidado de piedra, Estambul, sólo ha logrado 9.

Pekín se convierte de este forma en la segunda ciudad de un país comunista que organiza unos Juegos después de la propia Moscú, entonces capital de la Unión Soviética, en 1980.

Pekín se resarce así de la derrota sufrida en 1993 ante Sydney para organizar los Juegos de 2000, que finalmente recayeron en la ciudad australiana. En aquella ocasión, Pekín fue penalizada por los recientes acontecimientos de 1989 en la plaza de Tiananmen, donde cientos de opositores democráticos perecieron víctimas del implacable aparato represivo del régimen comunista.

La candidatura de Pekín, una ciudad de 12 millones de habitantes, ha cumplido de forma contundente su condición de favorita, sin que hayan podido modificar tal factor las protestas de pequeños grupos pro Tibet y defensores de los derechos humanos en Moscú, rápidamente abortadas por la policía rusa.

Júbilo en Pekín

En el mismo momento en el que Juan Antonio Samaranch comunicaba la noticia, el júbilo se desbordaba en las calles de Pekín, incluyendo los tradicionales fuegos artificiales .

La decisión de hoy afecta de forma fundamental a las aspiraciones españolas de albergar los Juegos Olímpicos de 2012, con los que sueñan Madrid y Sevilla. Es norma tácita del COI que la sede olímpica cambie de continente cada cuatro años, de forma que una vez confirmado que será Pekín la sede de los Juegos de 2008, las opciones de las ciudades españolas aumentan de cara a 2012.

Pekín ha aprobado la confrontación con la prensa internacional sobre el que parecía el principal escollo de su candidatura, la cuestión de los derechos humanos. Sus responsables no se han visto en apuros durante la conferencia, la más concurrida de las cinco candidaturas, y han eludido con habilidad las preguntas sobre los derechos humanos y la pena de muerte.

A una de estas preguntas, Wang Wei, secretario general de la candidatura, ha destacado que la situación de los derechos humanos "ha mejorado en China especialmente en los últimos 10 años" a medida que el país ha ido adoptando "una política más abierta". Sobre la pena de muerte, uno de los principales reproches que se le hacían a China, Wang ha afirmado que "también se aplica en otros países" que han acogido Olimpiadas, en alusión aparente a Estados Unidos y Japón.

La cúpula del COI apoyaba la candidatura china. Juan Antonio Samaranch, presidente del organismo, recomendó hace unos días que no se tuvieran en cuenta cuestiones políticas para la elección. No han faltado, sin embargo, protestas de organizaciones humanitarias en contra de que los Juegos se celebren en un país donde se mantiene la pena de muerte y se vulneran los derechos humanos.

Confrontación de las dos favoritas:
(elaborada por Juan-José Fernández)

  • PEKÍN

A favor. Conceder unos Juegos Olímpicos a la capital china es una asignatura que el COI tiene pendiente aprobar desde el regreso del gigante asiático al concierto deportivo internacional. Primeramente volvió en la Universiada de Edmonton (Canadá), en 1983 -el mismo escenario de los próximos Mundiales de atletismo, del 3 al 12 de agosto-, y lo confirmó al máximo nivel al año siguiente, 1984, en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, a pesar del boicoteo del resto de países comunistas, salvo Rumania. China, según se esperaba, ya está en el trío de cabeza de medallas en las grandes competiciones, junto a los otros dos gigantes, Estados Unidos y Rusia.

El lógico apoyo gubernamental-estatal al proyecto es absoluto, y el popular, según una encuesta hecha por el COI, llega al 96%, incluso superior al 95% que confesó tener el propio comité de la candidatura. Manifestaciones en Taiwan y del propio Dalai Lama a favor de la concesión de la sede para permitir la apertura del país han sido incluso sorprendentes. La comisión de evaluación del COI, ante los datos gigantescos de inversiones, pero también de apoyos, no tuvo dudas al valorar como excelente el proyecto, pese a tener más retraso que París o Toronto en recintos e infraestructuras. Aunque se deberían abordar enormes mejoras en vías de transporte y en telecomunicaciones, por ejemplo. Y aunque antes de 2007 tendrían que construirse o arreglarse 27 de las 37 instalaciones propuestas; entre ellas, el Verde Olímpico, un enorme parque al norte de la ciudad en el que estaría el corazón del proyecto con la Villa Olímpica e instalaciones para 15 deportes, incluido el nuevo estadio. Pero el COI apuesta claramente por confiar en que Pekín podrá llevarlo adelante. Incluso ha creído la promesa de que se reducirá sensiblemente el problema de contaminación atmosférica existente en la ciudad.

La frase final de la comisión de evaluación sobre el proyecto, aparte de calificarlo con la máxima nota, fue elocuente: 'Los Juegos en Pekín dejarían una herencia única a China y al deporte'.

En contra. La continua denuncia de violaciones de los derechos humanos en China es el gran lastre de su capital. La comisión de evaluación no entró a valorar cuestiones políticas, pero parece evidente que, sin esa carga, Pekín ya habría ganado a Sydney los Juegos de 2000. Estados Unidos, tras zanjar el incidente del avión espía, decidió mantenerse neutral, pero incluso el Parlamento Europeo rechazó el pasado jueves la candidatura y numerosas organizaciones pro derechos humanos y de apoyo al Tíbet siguen incansables reclamando que no se le concedan los Juegos.

  • PARÍS

A favor. La capital emblemática, cuna intelectual del olimpismo de la mano del barón Pierre de Coubertin en 1894, resurge después del fracaso ante Barcelona para 1992 y de dejar estrellarse en la anterior elección para 2004 a otra candidata francesa sin garra, Lille, que no pasó siquiera la primera ronda eliminatoria, como Sevilla. El COI también tiene una deuda con ella, pero mucho menor. 'Los Juegos en el corazón de la ciudad' es el lema de un proyecto que intenta, además de ofrecer el prestigio y el peso específico parisienses, hacer especial hincapié en ello. Fue significativa la sentencia de la comisión de evaluación: 'La utilización de las instalaciones ya existentes, situadas, sobre todo, en el centro de una de las ciudades más conocidas del mundo, supone una opción atractiva para el movimiento olímpico. La construcción de nuevas instalaciones, así como el aprovechamiento novedoso pensado para otras temporales durante los Juegos, refuerza el proyecto'. No hay problemas económicos, y el apoyo gubernamental y de la región es total, con la garantía de grandes acontecimientos organizados con éxito, como el último Mundial 98 de fútbol.

En contra. Cuando todo parecía positivo para la ciudad, que veía cómo Pekín se quemaba en sus problemas, un escándalo le estalló en plena línea de flotación a un mes de la meta. Nada menos que el presidente del comité de candidatura, Claude Bébéar, se pasó una noche en la cárcel y está en libertad provisional bajo fianza, acusado de un presunto blanqueo de dinero en su compañía aseguradora. Sin embargo, con habilidad chovinista, París ha cerrado filas apoyándole y el asunto apenas ha trascendido. El complicado proyecto de la Villa Olímpica en una zona urbana ha sido la única pega puesta por la comisión de evaluación, pero el mayor y único problema es justamente el peso de Pekín, que no ha organizado nunca unos Juegos, y tuvo un disgusto aún más memorable y reciente en 1993 que el suyo de 1986.