_
_
_
_
MUERE TINA TURNER
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Tina Turner, la gran superviviente

Gran artista de directo, la cantante fue evolucionando desde el soul hasta el rock, conquistando a públicos cada vez mayores

Tina Turner, en un concierto en Colonia (Alemania), en 2009. Foto: HERMANN J. KNIPPERTZ (AP) | Vídeo: EPV
Diego A. Manrique

Tina Turner era esencialmente una superviviente. Nacida Anna Mae Bullock en 1939, la vocalista, fallecida este miércoles, abandonó su vida en el sur rural de Tennessee cuando se instaló con su madre en San Luis, en Misuri. De cantar en la iglesia pasó a frecuentar los locales nocturnos de la ciudad. Allí conoció en 1957 a Ike Turner, el líder de los Kings of Rhythm, con los que comenzó a cantar. Ike era un veterano que subsistía en un negocio duro, siempre en la frontera con la ilegalidad; entendió que había un filón en la fiereza interpretativa de Tina y la convirtió en su esposa en 1962.

Como Ike & Tina Turner, acumularon éxitos en las listas de rhythm and blues, es decir, en el mercado afroamericano. Las jugadas de Ike, que prefería ir saltando entre discográficas, no ayudaron a establecerlos como primeras figuras. Sin embargo, en 1966 aceptaron una propuesta para grabar con el productor Phil Spector, que en realidad solo quería trabajar con Tina. El resultado fue un tema orgásmico, River Deep, Mountain High, que fracasó en Estados Unidos, pero impactó en Europa. En el Reino Unido, Tina se convirtió en artista de culto. La fascinación de Mick Jagger, Rod Stewart o David Bowie desembocaría en su llegada al mainstream.

Los Rolling Stones contratarían a Ike & Tina Turner para su gira estadounidense de 1969: el público blanco se quedó boquiabierto ante la sexualidad turbo de Tina y sus bailarinas, las Ikettes. Ike, que rara vez pensaba más allá del corto plazo, comprendió que era el momento para establecerse en el mercado del rock. Lo hicieron con versiones tórridas de éxitos como Proud Mary (Creedence Clearwater Revival) y Come together (The Beatles), aparte de rotundos temas originales como Nutbush City Limits, una creación de Tina que celebraba sus orígenes.

Lo que Tina se callaba era que la vida con Ike, cocainómano, era infernal. Hasta que en 1976 lo abandonó en Dallas (Texas) y pidió el divorcio. Ese sería el punto central de su maquillada autobiografía, luego reflejada en el correspondiente biopic —donde fue encarnada por Angela Bassett— y en el musical Tina.

Tuvo que empezar de nuevo y debió aceptar todo tipo de bolos alimenticios, flirtear con la disco music y aparecer en el circuito de nightclubs o, para su eterna vergüenza, en la Sudáfrica del apartheid. No fue fácil: precisamente, tal día como hoy, en 1979, debutó en España con un concierto en el Palacio de los Deportes barcelonés… que no llenó (volvería más veces, ya con éxito de público).

Ese mismo año, conectó con Roger Davies, un manager australiano que desarrolló un inteligente plan para potenciar su carrera. Firmó con la multinacional Capital Records y se dedicó a hacer discos con canciones seleccionadas para resaltar su imagen de mujer sensual y empoderada; a fin de garantizar la potencia de su oferta, contaba con diferentes productores que cubrían desde el techno pop al rock. Su álbum Private dancer (1984) vendería millones y sería el prototipo de una nueva manera de entender el pop de amplio espectro, imitada luego en el lanzamiento de Whitney Houston y otras divas.

Dominó las ondas y los escenarios durante los ochenta y los noventa. Lo cierto es que no paró: se apuntaba a duetos con sus admiradores británicos y apareció poderosa en una película de la saga Mad Max. Y rehizo su vida con un ejecutivo discográfico, el alemán Erwin Bach, con el que compartía creencias budistas. Se retiró en 2000, aunque todavía protagonizaría una gira de despedida en 2008. Para entonces, ya residía en Suiza, país que se portó bien con ella. En agradecimiento, en 2013 se naturalizó suiza y renunció a la nacionalidad estadounidense.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_