_
_
_
_
IN MEMORIAM
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Ernst Tugendhat, el filósofo que buscó el fundamento de la ética

El pensador checo, fallecido a los 93 años, hizo carrera en Alemania y siempre fue sensible a lo hispanoamericano.

Ernst Tugendhat, filósofo, fotografiado en Barcelona.
Ernst Tugendhat, filósofo, fotografiado en Barcelona.Marcel.li Saenz Martinez

Ernst Tugendhat falleció el pasado día 13 en Friburgo (Alemania) a los 93 años. Ha sido uno de los filósofos mas importantes de los últimos decenios. Nacido en Brno, hoy República Checa, en una rica familia de origen judío, hizo la mayor parte de su carrera en Alemania. Antes, huyendo con su familia del nazismo, llegó a Venezuela, donde aprendió perfectamente el castellano. Más tarde residió en EE UU y allí estudió matemáticas y lógica. De vuelta a Alemania, fue discípulo de Heidegger, a quien tuvo siempre en cuenta aunque su filosofía difería mucho de la de su polémico maestro.

Pronto destacó con dos libros, uno sobre Aristóteles y otro en el contrastaba la fenomenología con autores del neopositivismo lógico. Llamado a la Universidad de Heidelberg, ejerció como profesor y escribió acerca de Kant y de Wittgenstein, al que siguió siempre en la importancia que ha de dar el filósofo al análisis del lenguaje. Criticó la filosofía de la conciencia de aroma hegeliano, divulgó el filosofar, dedicó su talento a la antropología y, sobre todo, introdujo un estudio de la ética buscando un fundamento adecuado de esta tan importante como escurridiza materia. Se convirtió, así, en una destacada referencia a la hora de unir la filosofía continental con la filosofía analítica de cuño anglosajón. Al mismo tiempo apoyó el pacifismo, los derechos de los emigrantes y una interesante visión del derecho. Casi todos sus libros están publicados en castellano por la editorial Gedisa.

Su compromiso con lo hispanoamericano fue determinante en su vida. De ahí que los discípulos de este y del otro lado del océano hayan aprendido no poco de sus enseñanzas. Le conocí cuando a finales de los años sesenta era una figura de relieve en la Universidad de Heidelberg. Yo era un joven estudiante y nunca olvidaré su cariño y ayuda. Como no olvidaré, al igual que otros muchos, lo que aprendí de él. Ernesto, polifacético, poliédrico, maestro y amigo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_