La remodelada plaza de toros de Las Ventas será más pequeña, pero más limpia y segura (se supone)

Al final de las obras, en 2025, se habrán perdido 3.652 asientos y el aforo total estará en torno a las 20.150 localidades, según el dato rectificado por la Comunidad de Madrid

Patio de cuadrillas de Las Ventas, donde han comenzado las obras.
Patio de cuadrillas de Las Ventas, donde han comenzado las obras.Muriel Feiner

Allá por la Semana Santa del año 2025, la plaza de toros de Las Ventas no la conocerán ni quienes la diseñaron al inicio de la segunda década del siglo pasado. Acogerá a 3.652 espectadores menos, según el último dato rectificado por la Comunidad de Madrid, pero será más segura y más guapa. Segura, porque se habrá reforzado su estructura y abundarán las vías de evacuación; y guapa, porque lucirá limpia y rehabilitada. Así será, claro está, si se aprueban los presupuestos previstos (unos 20 millones de euros) y se cumplen los plazos anunciados por sus dueños.

Ya era hora de que la Comunidad de Madrid, propietaria de la plaza de toros de Las Ventas, cogiera el toro por los cuernos y decidiera invertir en este edificio una parte de lo mucho que ha recibido por su alquiler (en torno a los 105 millones de euros) desde el año 1995, fecha en la que el Partido Popular ganó las elecciones en la autonomía madrileña.

Ya era hora y bienvenida sea la inversión, aunque siempre persistirá la duda de si se acomete por sentido de la responsabilidad tras largos años de olvido y abandono, o por la obligatoriedad que imponen las normas de seguridad, la presión de los aficionados y la oposición política.

En fin, que parece materia reservada si el gobierno regional es más aficionado a la recaudación que a los toros, y solo se ha acordado de la plaza obligado por la ley y cuando es evidente que se está cayendo a pedazos.

La Real Maestranza de Caballería de Sevilla invierte cada año un mínimo de 300.000 euros en el mantenimiento del coso hispalense

Téngase en cuenta, por ejemplo, que la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, propietaria (privada) de la plaza de toros de la capital andaluza, dedica cada invierno un mínimo de 300.000 euros a cal, pintura y albañilería en general para el mantenimiento del edificio. Así, es un espectáculo para la vista admirar cada Domingo de Resurrección la belleza de una Maestranza por la que no pasan los años.

No sería cierto, sin embargo, afirmar que la Comunidad de Madrid no ha hecho mejoras en la plaza, —declarada Bien de Interés Cultural en 1994—, durante estos últimos 27 años. Sí, sin duda, aunque es verdad que esas no han sido suficientes para mantener en estado de revista un edificio de extensión monumental que ya ha cumplido 90 años.

Pedro Corbalán, gerente de la empresa pública Obras de Madrid, cuenta a este periódico que, entre junio y septiembre de 2018, se llevaron a cabo obras de conservación de las cubiertas y la reconstrucción de los falsos techos de la plaza, por un importe de 1.026.000 euros; posteriormente, de noviembre de 2019 a junio de 2020, se ejecutaron obras de adecuación del Archivo Documental y la sala polivalente de la Sala Cossío, con un presupuesto de 235.167 euros. Y entre junio de 2021 y abril de 2022 se acometió la ampliación de la anchura de los peldaños de las escaleras de los tendidos —de 50 centímetros a un metro—, y la eliminación de unas barandillas y traslados de otras para facilitar la evacuación, en cumplimiento de la normativa de seguridad. El presupuesto de esta intervención fue de 400.000 euros, y supuso la desaparición de 677 localidades. En total, se invirtieron alrededor de 1.700.000 euros.

Finalizada la temporada taurina actual, el gobierno regional ha anunciado la gran reforma integral del edificio, que consta de tres fases.

Desperfectos en el enlosado de uno de los pasillos interiores de la plaza.
Desperfectos en el enlosado de uno de los pasillos interiores de la plaza.Julia Rivera

Plaza 1: “Lo viejo siempre parece sucio y descuidado”

“Plaza 1 dedica muchos recursos a la limpieza de la plaza de toros, un edificio muy antiguo en el que es necesaria una reforma importante, como ha anunciado la Comunidad de Madrid. Ese estado del edificio motiva que, por mucho que se limpie, la sensación que se transmite es de suciedad. Si se me permite la expresión, ‘lo viejo siempre parece sucio y descuidado’. A esta situación hay que sumar el grave problema de la plaga de palomas. Puedo asegurar que para Plaza 1 es realmente frustrante esta situación. Se limpia permanentemente, y a las tres horas de haberlo limpiado, parece que no se ha hecho nada”.

Así se expresa Raquel Polo, jefa de mantenimiento de Plaza 1, empresa responsable de la limpieza de Las Ventas según el contrato firmado con la propiedad.

Añade que 29 personas trabajan en este servicio los días de festejos (16 a jornada completa y 13 fijos discontinuos en aseos y lavabos) y tres más el resto de los días, tanto en temporada taurina como fuera de ella.

Polo hace hincapié en que la limpieza la realizan “empresas de reconocido prestigio”, las mismas que trabajan en el Wizink o IFEMA. “¿Por qué la sensación de suciedad”, se pregunta, “solo se tiene en la plaza de toros y no en los otros recintos?”

La jefa de mantenimiento hace hincapié en que Plaza 1 controla la calidad de los servicios que se prestan en la plaza, e informa de que han cambiado recientemente de empresa, “en la confianza de que la limpieza se pueda mejorar, aunque somos conscientes de que mientras no se solucione el origen del problema, el margen de mejora es pequeño”.

La primera, por un importe de 2.100.000 euros, es la que ha comenzado el pasado día 1, y estará dedicada a

la limpieza, intervenciones en graderíos, reparación de sumideros deteriorados, restauración de barandillas, pintura de paredes y techos, restauración de puertas, etc. Se estima que estas obras habrán finalizado antes del inicio de la nueva temporada.

Y quedarían las dos fases más importantes; la primera, comenzaría, en principio, tras la próxima Feria de San Isidro.

Pedro Corbalán explica que al ser una obra de envergadura, se llevará a cabo por tramos para no interferir en la celebración de los festejos taurinos.

Este proyecto implicará que la andanada y la grada adquirirán una nueva configuración: se reducirá la pendiente actual y las ocho filas de cada una de ellas quedarán reducidas a seis, lo que supone una importante disminución del aforo de la plaza.

(La semana pasada, el director general de Seguridad del gobierno de Madrid, Luis Miguel Torres, afirmaba que Las Ventas pasaría de 23.400 a 18.600 asientos, dato que matiza ahora la Consejería de Presidencia, y señala que el aforo inicial (antes de las obras) era de 23.776 asientos, a los que habría que restar los 667 perdidos por la anchura de las escaleras, y los 2.985 que desaparecían por la remodelación de andanadas y gradas (en total, 3.652), de modo que el aforo se mantendría entre los 20.124 y 20.150 asientos).

También habrá intervenciones en los tendidos para facilitar la evacuación, y se analizará si el agua, especialmente a causa de la borrasca Filomena, ha podido dañar el granito.

“La estructura metálica de la plaza no ofrece ningún problema de seguridad”, Manuel Ángel Fernández, director del Centro de Asuntos Taurinos en 2018

Por otra parte, se revisará la estructura metálica bajo los tendidos, aunque Corbalán recuerda que ya fue inspeccionada hace años.

Concretamente, el 10 de abril de 2018, el entonces director del Centro de Asuntos Taurinos, Manuel Ángel Fernández, compareció en la Asamblea Regional a petición del Grupo Parlamentario Socialista, y señaló textualmente que “no hay ningún problema de seguridad en Las Ventas”; “el año pasado se hicieron informes de todo tipo por empresas especializadas”, -continuaba-, “y todos coincidieron en que la plaza no corre ningún peligro”.

Otro aspecto de esta fase es que se renovará toda la infraestructura de protección contra incendios y el alumbrado.

El presupuesto inicial de esta obra está estimado en unos 11,5 millones de euros.

Y en 2024, los andamios inundarán las fachadas de la plaza para su saneamiento, una intervención presupuestada entre los siete y ocho millones de euros.

Pocos datos existen sobre inversiones en la plaza madrileña en años anteriores. Entre ellos, José Luis Lozano, empresario desde 1990 hasta 2004, recuerda que en aquella época se colocaron las verjas y las luminarias de los soportales de la fachada; durante el mandato presidencial de Esperanza Aguirre, entre 2003 y 2012, se llevó a cabo un lavado de cara en profundidad del edificio que incluyó limpieza, pintura, renovación y ampliación de aseos, saneamiento de algunas vigas y pilares, mejoras en los corrales y en las salas Antonio Bienvenida, Antoñete y la biblioteca, entre otras actuaciones. Y en 2015 se acometieron obras de mejoras en el museo taurino.

Y hasta ahí se puede leer porque la Comunidad solo ofrece información a partir de 2018.

Sea como fuere, las obras han comenzado y los proyectos están marcha. La plaza de Las Ventas debe ofrecer en el inicio de la temporada de 2025 una cara muy diferente a la triste, sucia y deteriorada que ha presentado hasta hoy.

Síguenos en Twitter
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS