COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘La lección’: envidia incómoda de la sociedad israelí

Esta miniserie retrata el desmoronamiento de un personaje que solo quiere ser decente, cumplir como profesor en un barrio de clase media

Imagen de la serie israelí 'La lección'.

Un montón de emociones se me revuelven tras haber visto La lección (miniserie de seis capítulos en Filmin), pero, de entre todas —rabia, tristeza, angustia y otras que viven en esos campos semánticos tan ásperos—, al cabo de un rato, prevalece la envidia. Una envidia incómoda, porque no hay nada que envidiar en ese mundo. No quisiera vivir en él, me desarma la sola idea de verme en un dilema parecido al que destroza a los protagonistas (profesor y alumna en un instituto). Envidio la capacidad de los israelíes para fabricar espejos donde nadie sale guapo, envidio su talento para romper los maniqueísmos y presentar la complejidad insoportable del mundo allí donde nadie espera verla, en la cultura popular, en la tele, en el sitio al que todo el mundo se asoma. Lo han demostrado sobradamente: el cine, la literatura y la tele israelíes están llenas de reflexiones profundas y despiadadas que avientan el delirio cotidiano del país, y lo hacen con una crudeza sin igual. De eso siento envidia: la sociedad española no aceptaría el reflejo de esos espejos. Los rompería a martillazos.

En La lección asistimos al desmoronamiento de un personaje que solo quiere ser decente, cumplir como profesor en un barrio de clase media de Israel, ser un padre digno y un ciudadano consecuente. El actor Doron Ben-David (el Steve de Fauda, para los aficionados a la tele israelí) encarna muy bien la fragilidad fibrosa de un hombre bueno en el buen sentido machadiano de la palabra que descubre que ser bueno no basta y tampoco importa cuando la brújula moral está rota y nadie encuentra un horizonte ético. Sin quererlo, este relato de terror dice algo positivo y envidiable de la sociedad asfixiante que retrata: que es consciente de su asfixia y es capaz de pensar sobre ella y de mirarla de frente.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS