El itinerario de Matsumae hacia el nuevo paradigma

El economista Pascual Olmos propone en su último libro una hoja de ruta para enfrentar el laberinto de la vida y sus principales desafíos actuales

Pascual Olmos, ex director ejecutivo de Repsol.
Pascual Olmos, ex director ejecutivo de Repsol.JOSÉ JORDÁN

Matsumae es un personaje más verosímil que ficticio creado por el valenciano Pascual Olmos (Catarroja, 1952) como hilo conductor de su último libro, Matsumae, paseando por muchas vidas (Vinatea Editorial, 2020), en el que el autor recurre a la fábula para tratar de iluminar las oscuridades morales y materiales del ser humano. Es también un tributo al ingeniero japonés Sigeyoshi Matsumae, que presidió la Federación Internacional de Judo, una disciplina deportiva en la que Olmos, antes de despuntar como ejecutivo de varias compañías, destacó como campeón de España y como presidente de la Federación Española de Judo. Pero, sobre todo, Matsumae es un maestro consumado que, con el brillo del sol naciente, ha arraigado en la naturaleza de la Marina Alta y exhala el aromático bálsamo de la sabiduría zen.

En las antípodas de la palabrería de la floreciente literatura de autoayuda, las 87 fábulas de Matsumae suponen una reflexiva hoja de ruta para enfrentar el laberinto de la vida y sus principales desafíos actuales mediante los valores consistentes de la humanidad: educación, transparencia, humildad, respeto, interdependencia o amor hacia todos los seres vivos. “Son 87 fábulas con una carga de profundidad enorme”, definió el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, hace unos meses durante la presentación del libro en Madrid. Para el autor, “es un libro de reflexiones que no intenta imponer nada”: “Solo invita a la reflexión sobre la filosofía de la vida y una serie de problemáticas actuales, tanto desde el punto de vista emocional como desde el punto de vista material”.

Como una continuación más emocional de La vida que mereces (Conecta, 2012), el libro escrito a cuatro manos con Álex Rovira, donde planteaba propuestas para intentar armonizar al ser humano con su entorno ambiental y social y la competitividad de las empresas, Olmos propone recorrer una vía intermedia entre lo espiritual y lo material, un “cambio de rumbo esencial” en el camino que sigue la sociedad para salvar la erosión que el materialismo, la avaricia y la superficialidad causan al ser humano. Las fábulas, sobre la base de que la vida es el regalo de la existencia, trasladan enseñanzas sobre la vida, la muerte, la relatividad de la felicidad, la dignidad de uno mismo. Conforman un manual sobre la vida imprevisible.

El fondo de las enseñanzas que transmite Matsumae se nutre de experiencias propias del autor y ajenas. Olmos no es un poeta espoleado por insolación de su propia lírica: es un ex alto ejecutivo de dos importantes multinacionales como Ford y Repsol. Acumula una notable experiencia en gestión de recursos humanos y una destacable trayectoria deportiva como judoca, ámbitos en los que no hay equilibrio posible sin potentes valores, como la ética y el respeto, ni disciplina. Como en la fábula de la discusión entre Stelios y Stavros al pie del monte Parnaso, ha encontrado su identidad en función del conocimiento de sí mismo, las acciones que le satisfacen y sus consecuencias. En ese sentido, propugna una alternativa al sistema de vida imperante a través de la armonización de lo material con lo espiritual y de la productividad con la satisfacción personal. Desde la Fundación Christian-Marc Olmos Vente, creada por el economista en memoria de su hijo fallecido en un accidente de tráfico en 2007, impulsa proyectos de apoyo a la infancia y la juventud en países en vías de desarrollo, así como la promoción de la cultura de la integración de la discapacidad y la sostenibilidad en el ámbito agrícola.

Desde esa experiencia y valores, Olmos plantea en la última parte del libro un esquema de actuación para reenfocar y mejorar el rumbo de nuestra vida. La sociedad actual está siendo convulsionada por nuevos factores como la globalización, la digitalización o la robótica, aumentando la producción y la productividad, pero causando desequilibrios importantes como la desaparición de la clase media e inasumibles costes medioambientales que la aceleran el cambio climático. Un cóctel, consigna el autor, que unido a los efectos del coronavirus agrava los índices de felicidad social y estimula el consumo de narcóticos y antidepresivos.

Como alternativa, Olmos propone “un nuevo contrato social” que redefina el sistema fiscal, que motive al empresario o emprendedor, que evalúe los costes sociales y medioambientales (y los impute a los productos, procesos y sistemas). Asimismo, plantea la necesidad de redefinir el papel de la protección social (educación, sanidad…), la regeneración institucional (transparencia, rendición de cuentas, democracia más directa…) y el reequilibrio de la economía y el trabajo (derechos laborales, salarios mínimos, política fiscal de rentas…). El autor señala que la sociedad está ante un cruce de caminos y que dependerá de su “madurez y sabiduría” la elección de los líderes políticos, empresariales y sociales que sepan guiarnos hacia ese cambio de paradigma. Las líneas de acción de Matsumae apuntan un sólido itinerario en esa dirección.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Alberola

Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS