‘El silencio de los corderos’

Seis herederos de Hannibal Lecter en cine y televisión

La influencia del personaje de ‘El silencio de los corderos’ ha multiplicado la avidez del espectador por asesinos en serie con personalidad, del John Doe de ‘Seven’ a la serie ‘Dexter’

Así empieza la serie 'Dexter'.

“He quedado con un amigo para cenar”. Pocas veces una frase en apariencia tan banal ha dejado en el espectador una sensación tan desasosegante al terminar una película. La pronuncia el caníbal Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) en El silencio de los corderos, que cumple este año su 30º aniversario. Lecter quedó entonces como uno de esos personajes que, pese a su naturaleza malvada, el espectador acaba venerando. Es un monstruo moderno que ha tenido notables herederos en el cine y la televisión en estas tres décadas, con audiencias ávidas de encontrar un sucesor a la altura. Aquí seleccionamos seis ejemplos.

Kevin Spacey, en ‘Seven’.
Kevin Spacey, en ‘Seven’.

‘Seven’: Kevin Spacey castiga el pecado

John Doe (Kevin Spacey) es el primogénito cinematográfico de Lecter. Seven, estrenada en 1995, cuatro años después de El silencio de los corderos, mostró los resultados, físicos y psicológicos, de un genio del crimen –como el caníbal, presume de culto– castigando a pecadores durante dos horas en un ambiente angustiante, oscuro, lluvioso y desasosegante con una imagen sobresaturada. Su final, como ocurre con Lecter, proporciona una redonda representación del mal. El director de la película, David Fincher, abordaría a posteriori las psiques y motivaciones de asesinos en serie de verdad en películas y series más realistas como Zodiac o Mindhunter.

‘Dexter’, un asesino con código de honor

Policía forense de día, asesino en serie de noche, Dexter Morgan, interpretado por Michael C. Hall durante ocho temporadas entre 2006 y 2013 y en su retorno en este 2021, está basado en la novela de Jeff Lindsay. Al igual que Lecter, tiene una respetada cara pública y no selecciona sus víctimas al azar. Es una vuelta de tuerca a la figura del depredador en serie: solo ataca a otros como él. Y lo hace tras ser tutelado por su padre adoptivo, que al ver que Dexter de niño tiene ya impulsos asesinos incorregibles, le enseña y le dirige hacia una vida donde saciar sus instintos animales acabando con otros asesinos.

Christian Bale en 'American Psycho'.
Christian Bale en 'American Psycho'.

‘American Psycho’: el sociópata psicótico de Christian Bale

Distinguido, altivo y frío, el Patrick Bateman interpretado por Christian Bale en American Psycho (2000), y creado por el novelista Bret Easton Ellis, es hijo de Lecter y nieto del Norman Bates de Psicosis. Del primero toma la elegancia, la indiferencia hacia sus víctimas, el gusto por vivir bien. Del segundo, la mirada vacía y, en especial, esa sensación de que igual no todo lo que pasa por su cabeza (y por lo tanto lo que ve el espectador) es real. Y todo al ritmo de Huey Lewis and The News.

Fotograma de la serie 'True Detective'.
Fotograma de la serie 'True Detective'.

‘True Detective’: el monstruo entre los monstruos

La primera temporada de True Detective toma de El silencio de los corderos la idea del monstruo oculto entre la gente normal, con sus víctimas al alcance de la mano (niños y mujeres), aplicable tanto a Lecter como al asesino perseguido por la agente Clarice Starling, Buffalo Bill. También coincide en avanzar a través de dos personajes que resuelven un caso más con diálogos y psicología que de acción pura y dura. Errol Childress (Glenn Fleshler) es uno de esos monstruos que no se desvelan hasta el final, con un cierto bagaje intelectual, pese a su apariencia, que en este caso es literalmente la de un monstruo, un gigante con la cara semideformada. Incluso es un monstruo entre monstruos de una secta.

Charlize Theron en 'Monster'.
Charlize Theron en 'Monster'.

‘Monster’: psicopatía o venganza de Charlize Theron

Cuando se habla de asesinos en serie vienen a la cabeza una decena de hombres. Ha habido menos mujeres famosas por llevar al extremo tendencias asesinas. Patty Jenkins, ahora conocida por sus películas de Wonder Woman y próxima directora de una película de Star Wars, llevó al cine en 2003 la historia de una de las más conocidas, Aileen Wournos (interpretada por Charlize Theron, que se llevó el Oscar), en Monster. Wournos, que fue sentenciada a muerte y ejecutada en 2002, armada con una pistola, asesinó a siete personas en menos de 11 meses entre 1989 y 1990. La película deja la puerta entreabierta a las dudas sobre hasta qué punto algunos de sus asesinatos fueron en defensa propia o en venganza tras haber sido apaleada o violada, pero el personaje dibujado por Theron es observado por los espectadores con esa dicotomía tan habitual que producen los asesinos en serie en las películas, como ocurre con Hannibal Lecter: es un personaje deleznable que produce empatía y al que se termina apreciando y tal vez entendiendo.

El personaje de Jigsaw en 'Saw'.
El personaje de Jigsaw en 'Saw'.

‘Saw’: el asesino que no se mancha las manos

Rozando el cómic, las películas de Saw (la franquicia, iniciada en 2004, acumula ya ocho) han dejado uno de los asesinos en serie más terroríficos de la historia del cine: Jigsaw, interpretado por Tobin Bell, que no tiene el nombre y el caché de Anthony Hopkins, pero que se ha quedado en la retina de los espectadores a base de torturas y juegos de supervivencia casi mortales. Jigsaw tiene una particularidad: no asesina de forma directa, no tiene contacto físico con sus víctimas, monta juegos y puzles en los que sus estas acaban muriendo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50