LIBROS | CRÍTICA DE 'LETIZIA. LA REINA IMPACIENTE'

Un sufrido privilegio

Tras su exitosa biografía de Messi, Leonardo Faccio acomete el retrato de la reina Letizia, ejemplo de la feminización y la plebeyización características de las monarquías del siglo XXI

La reina Letizia, durante su visita a Mercamadrid el mes pasado.
La reina Letizia, durante su visita a Mercamadrid el mes pasado.Getty Images

Pueden contar en la actualidad con las dos manos, pero están casi todas instaladas en países con democracias sólidas, desde Suecia, Holanda y Dinamarca hasta España y Bélgica, sin olvidar otras como el Reino Unido. Entre los múltiples cambios que se están produciendo en este nuevo milenio, algunos afectan directamente a las instituciones regias. Las monarquías deben adaptarse a las sociedades en las que están inmersas y toda otra alternativa implica situaciones críticas. Los últimos años del reinado de Juan Carlos I fueron, precisamente, un ejemplo de esta disociación: una monarquía del siglo XX para un país que ya vivía —y padecía, en plena crisis— en el siglo XXI. La construcción de un futuro para las monarquías está pasando por procesos de variada índole, en los que la feminización y la plebeyización no resultan cuestiones menores. Por un lado, mayor número de mujeres en la primera o segunda línea de sucesión y papeles más activos para las consortes reales; de otro, casi la totalidad de miembros de casas reales ha contraído en tiempos recientes matrimonios harto morganáticos. En nuestro país, ambas tendencias están bien representadas por la reina Letizia.

Autor de una exitosa biografía de Lionel Messi, Leonardo Faccio nos presenta un interesante retrato periodístico de la reina consorte de España. El eje central del libro está constituido por las evoluciones de Letizia Ortiz Rocasolano hasta devenir la persona que se casó en 2004 con el príncipe Felipe y, 10 años después, subió al trono como reina Letizia. Como reza el título, la impaciencia ha sido fiel compañera de viaje en una trayectoria presidida por la voluntad de llegar a ser “la mujer que deseaba ser”. Ello resulta muy claro hasta su boda real, cuando había logrado convertirse en una profesional del periodismo exitosa e independiente. El autor aborda los orígenes sociales, familia, estudios y trabajos en prensa y televisión de Letizia Ortiz. Dedica reveladoras páginas a su estancia mexicana y a su autoexigencia. La persona que se prometió con el futuro rey era una plebeya que tenía un pasado: familia modesta y carácter fuerte, aventuras amorosas y un exmarido, ideología izquierdosa y título universitario. Mientras que para algunos son indicios suficientes para descartarla como adecuada reina, otros ven en ellos una inyección de modernidad y normalidad.

Da el autor por supuesto que la monarquía es anacrónica. Este prejuicio nada tiene que ver con la situación económica y en índices de democracia y libertad de la mayoría de monarquías europeas. Modernizar pasa por la imperiosa necesidad de adaptar una estructura del tipo que sea, republicana o real, a los nuevos tiempos. Y estos, en España, no están resultando fáciles: siguen coleando, en forma de corinna-virus, algunas cuestiones que llevaron a la abdicación del rey; la inestabilidad política no ayuda a la Corona a mostrar su utilidad y la extrema izquierda y los independentistas están permanentemente al acecho; y, asimismo, la prensa hurga en todo detalle negativo supuestamente noticiable.

Doña Letizia se ha convertido en una víctima de la moda y las apariencias, que interesan mucho más a periodistas y ciudadanos que su labor social y de representación. La Reina impaciente e impetuosa ha hecho enormes esfuerzos para adaptarse, pero, sostiene el autor de este libro, es “una reina que cree que las reinas no siempre deben sonreír”. Reclama privacidad para ella y sus hijas, al tiempo que es consciente de una popularidad imprescindible. Resulta difícil ser normal, sin embargo, cuando se vive en posición extraordinaria. Ser reina sigue siendo hoy en España, aunque menos que ayer, un sufrido privilegio.

Letizia. La reina impaciente. Leonardo Faccio. Debate, 2020. 238 páginas. 18,90 euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS