Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Zanón: “Soy menos nocivo escribiendo que de policía de balcón”

El autor barcelonés viaja de Carol Oates al Bucarest de Cartarescu pasando por Flannery O'Connor o Galdós

Babelia prosigue el programa ¿Qué estás leyendo? en formato confinamiento, con el que intenta un recorrido por las lecturas de autores en distintas partes del mundo. Claudia Piñeiro, desde Buenos Aires, fue la primera. Marta Sanz nos habló aquí desde Madrid y Guadalupe Nettel lo hizo desde México. Después lo hizo Cees Nooteboom desde Alemania y Margo Glantz desde México. Hoy, Carlos Zanón desde Barcelona.

El escritor barcelonés Carlos Zanón relata cómo le ha costado seguir escribiendo en confinamiento, no así leer. "Escribir una novela siempre es proyectarla en el futuro, hacia adelante, y sigo sin saber cómo va a ser el mundo luego y esto me costó. Me quedé un poco bloqueado", confiesa desde su casa. "Hasta que un día decidí: o escribía o salía al balcón a vigilar a mis vecinos a ver si hacen el turno bien o mal. Era menos nocivo escribiendo que siendo policía de balcón".

Le costó, pero reemprendió el nuevo libro que seguirá a su Carvalho, Problemas de identidad (Planeta) y Taxi (Salamandra). Zanón (Barcelona, 1966), también crítico de Babelia, está leyendo y recomienda estos libros:

- Solenoide, de Mircea Cartarescu. Impedimenta.

- Blonde, de Joyce Carol Oates. Alfaguara.

- Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós. Alianza.

- Mañanas negras como carbón, de Brett Anderson. Contra.

- Cuentos completos, de Flannery O’Connor. Lumen.

- Amkullel, el niño fulbé, de Ahmadou Hampâté Bâ. El Cobre.