Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En esa ardiente oscuridad

Olivier Nakache y Éric Toledano, directores de 'Intocable', narran muy bien en 'Especiales' el drama del autismo más severo y menos pacífico

Una imagen de 'Especiales'. En vídeo, Carlos Boyero habla sobre la película.

Siempre ha existido un tipo de cine sentimental, o sensiblero, o ternurista, con rentabilidad inmediata, con el objetivo de que el espectador salga muy contento de la sala ante la verificación de certezas tan negociables como que Dios aprieta pero no ahoga, que a pesar de los pesares vivir es muy bello y sentencias de ese tipo. Si consiguen hacer sonreír o reír al espectador, además de conmoverle, mucho mejor. No sé si Frank Capra se creía sus fábulas morales con obligado desenlace feliz, pero lo hacía admirablemente, dominó la fórmula mejor que nadie durante su larga y memorable carrera. Hasta para hacer trampas en busca de la lágrima y el arrobo de los receptores hay que ser un virtuoso. Capra lo era. Hay otros, triunfadores como él, que las hacen a lo bestia, sin sutileza, enseñando el plumero.

ESPECIALES

Dirección: Olivier Nakache, Eric Toledano.

Intérpretes: Vincent Cassel, Reda Kateb, Aloïse Sauvage, Hélène Vincent.

Género: drama, Francia. 2019.

Duración: 114 minutos

Los directores franceses Olivier Nakache y Éric Toledano arrasaron las taquillas no ya de Francia, sino de cualquier parte donde se estrenó con la película Intocable, la presuntamente entrañable amistad entre un millonario que ha quedado tetrapléjico, consecuentemente amargado, sin el menor deseo de seguir tirando, y su asistente negro, un macarra muy jocoso y desinhibido que logra devolverle las ganas de vivir. Todo el mundo se partió de risa y se sintió muy feliz con este cuento que exaltaba con tanta habilidad y diversión contagiosa los buenos sentimientos. A mí, que soy muy raro, me hizo poca gracia. Sí me provocó más de una sonrisa, tampoco excesivas, el follón que se monta durante una boda en un castillo que describían Nakache y Toledano en C‘est la vie.

Con 'Especiales', este dúo de directores humanistas vuelven a demostrar su facilidad para convertir en oro cualquier temática que aborden

Con Especiales, este dúo de directores humanistas vuelve a demostrar su facilidad para convertir en oro cualquier temática que aborde. Y es dura la que ha elegido en esta ocasión. Ya sé que toda España se rio y también se emocionó un poquito o mucho con la muy meritoria Campeones, que hablaba en tono de comedia de gente discapacitada o con síndrome de Down interpretada por ellos mismos. Pero Especiales habla del autismo más severo y menos pacífico, el que puede agredir gravemente al que lo padece o a aquellos que le cuidan, un universo muy duro que Toledano y Nakache abordan con realismo, con sentimiento, sin edulcorarlo. La protagonizan los miembros de una organización no gubernamental que ejercen de ángeles guardianes, solidarios y sufridores, de personas que sobreviven en un mundo del que nos faltan muchas claves, pero en el que está claro que abunda el sufrimiento extremo, la incomunicación más terrible, una oscuridad difícilmente penetrable. Y aquellos que intentan protegerlos saben que son insustituibles, que su vocación debe acorazarse, que necesitan mucha ayuda para otorgar un poco de luz a esas tinieblas.

Y hay grados en esa enfermedad tan cruel. Aquí aparece un enfermo al que intentan integrar mediante un trabajo, obsesionado con tirar continuamente de la alarma en los trenes y en el metro. Pero hay otros que embisten contra todo y contra todos, incluida su propia anatomía, que se pierden volcánicamente en medio del tráfico, que huyen de un diablo invisible. Y los directores lo narran muy bien. Incluso encuentro creíble y cercano a Vincent Cassel, un actor que casi siempre me provoca mal rollo. Interpreta a un judío volcado en su ayuda a los desvalidos, con ganas de perder su soltería, pero harto de que las probables esposas con las que su ortodoxa comunidad le establece citas sean damas recatadas, de negro y cubiertas hasta los pies. Y funciona muy bien su amistad y su colaboración con un musulmán.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Más información