‘La trinchera infinita’, mejor película en los premios Forqué

Los productores eligen a Antonio Banderas y Marta Nieto como los mejores intérpretes y a 'El laberinto del fauno' como el mejor filme de los últimos 25 años

Desde la izquierda, Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, los directores de 'La trinchera infinita'. En el vídeo, tráiler de la película.Jesús Briones

La trinchera infinita, la historia de un topo que pasa 33 años escondidos de la dictadura franquista, ganó anoche el premio a la mejor película en los 25º premios José María Forqué, que otorgan los productores de cine. El drama dirigido por Jose Mari Goenaga, Jon Garaño y Aitor Arregi, directores de Loreak y Handia, encara así como favorito la próxima entrega de los Goya. En las últimas siete ediciones han coincidido la película elegida por los miembros de Egeda, la entidad de gestión de derechos de los productores audiovisuales, y el máximo galardón de la Academia de Cine. La trinchera infinita ha derrotado a Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar; Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, y O que arde, de Oliver Laxe.

Más información

En el escenario, los tres directores premiados y los productores de este drama recordaron lo difícil que es llevar las películas "a las salas de cine, que es donde queremos que se vean". En la alfombra roja la medalla de Oro de Egeda de 2014 Agustín Almodóvar, clarividente, recordó que su hermano Pedro nunca había ganado en los Forqué. La racha negativa sigue. Pedro Almodóvar no asistió ya que se encontraba en Los Ángeles recogiendo dos premios.

Tras tres años de gira en Sevilla y Zaragoza, los galardones volvieron a Madrid, en concreto en el Palacio Minucipal de Ifema. Presentados por Elena Sánchez -su tercera ocasión- y Santiago Segura, en la ceremonia, trufada de números musicales, también se repartieron otros siete premios. Solo uno se conocía previamente: la Medalla de Oro de Egeda, que reconoce una trayectoria de apoyo al cine español, la recibió Gonzalo Suárez, uno de los más interesantes autores del último medio siglo, con una filmografía tan extraordinaria como singular.

En cuanto al resto de los galardones, los de interpretación parecen también subrayar el camino hacia los Goya, que se entregarán el 25 de enero en Málaga. El trofeo al mejor actor fue para Antonio Banderas, por su Salvador Mallo de Dolor y gloria. En su nombre recogió el galardón el productor Agustín Almodóvar, ya que el malagueño estaba representando el musical A Chorus Line. El de mejor actriz recayó en Marta Nieto, que da vida en Madre, de Rodrigo Sorogoyen, a una mujer torturada por la desaparición de su hijo. Con el premio en la mano, Nieto recordó al resto de candidatas y agradeció a los productores de su película, "valientes y de sensibilidad delicado", así como al resto de los productores del cine español: "Su talento y creatividad está al servicio del talento y de la creatividad de actrices como yo". Su discurso acabó con un "gracias por amar el cine".

'El laberinto del fauno', mejor filme de los 25 años de premios Forqué

Egeda, la entidad que preside Enrique Cerezo, decidió entregar un premio especial a la mejor película de los 25 años en que se llevan celebrando los galardones. Los productores habían realizado una criba previa entre las 24 anteriores ganadoras (en realidad, 25, porque en 2018 hubo un ex aequo entre El autor y La librería) y del quinteto finalista (El laberinto del fauno, Solas, Tesis, La isla mínima y La buena estrella) reconocieron a la película del mexicano Guillermo del Toro, una fábula desarrollada en la España de 1944 y que en su momento ganó tres oscars y siete goyas.

Además, Cerezo premió a los miembros de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, que presentaron la Ley de Propiedad Intelectual. Los diputados subieron al escenario y recibieron el aplauso de los productores y una medalla de Egeda.

El galardón al Cine en Educación y Valores se lo llevó Diecisiete, de Daniel Sánchez Arévalo. Se lo entregaron el actor ganador del Goya Jesús Vidal, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, que patrocinaba el acto, Isabel Díaz Ayuso.

El resto de los premios fueron para la argentina La odisea de los giles, de Sebastián Borensztein, protagonizada por Ricardo Darín y Chino Darín, como mejor película latinoamericana; El nadador, de Pablo Barce, como cortometraje, y Ara Malikian: una vida entre las cuerdas, de Nata Moreno, como mejor documental. Al recoger el premio, el violinista libanés afincado en Madrid Ara Malikian atacó a las fronteras que van contra "la vida de los emigrantes".

Gonzalo Suárez, un creador único

Gonzalo Suárez (Oviedo, 85 años), un cineasta singular, sin parangón en España, recibió la Medalla de Oro de Egeda anoche, gracias a su singular filmografía. Tras recordar a su hermano, el fallecido director de fotografía Carlos Suárez, habló de los productores. "Pensaba que a lo mejor no se iban a acordar de mí, pero siempre me he acordado de ellos", contaba entre risas y bromas. "Respeto muchísimo a los productores, una profesión dificilísima que a veces, porque no había más remedio", dijo más serio, y agradeció a Enrique Cerezo -"el dueño de mis películas"- su labor de conservación del cine español. Y remató su discurso con un "acabados los preámbulos, ya no tengo más que decir, salvo volver a dar las gracias".

Suárez, que el pasado mes de febrero estrenó su filme de animación El sueño de Malinche, está en estos momentos moviendo uno de los cinco guiones que escribió junto a Sam Peckinpah. En su origen Operación Doble Dos estaba inspirado en la amenaza real de un atentado contra Franco y Eisenhower. "Me dolió que no se rodara en vida de Peckinpah", cuenta el director de Ditirambo, Remando al viento, Mi nombre es sombra o El detective y la muerte. El guion ha cambiado, tiene productor, pero no está claro que lo vaya a dirigir el mismo Suárez.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50