Cirque du Soleil

El Circo del Sol encuentra al fin un respiro financiero

La compañía, declarada en quiebra en julio pasado por la crisis, buscará relanzar los espectáculos el próximo año y sopesará la incursión al mercado digital

Un momento del Circo de Sol en Londres, en una imagen de archivo.
Un momento del Circo de Sol en Londres, en una imagen de archivo.Paul Hackett / Reuters

La compañía circense más famosa del planeta estrena propietarios. El Circo del Sol anunció oficialmente este martes que los procedimientos para su recapitalización han concluido, retirando así la protección que le brindaban las leyes en Canadá y Estados Unidos. Y los nuevos dueños son justamente sus principales acreedores, encabezados por Catalyst. La operación ronda los 1.200 millones de dólares estadounidenses (unos 1.010 millones de euros). Culmina así un culebrón de ocho meses en el que la firma que revolucionó los espectáculos se vio afectada por la covid-19 y una deuda colosal.

“Puedo confirmar que la continuidad del Circo está asegurada y que vamos a relanzar los distintos espectáculos conforme el mundo vaya volviendo a la normalidad”, comenta a EL PAÍS Daniel Lamarre, presidente y consejero delegado del Circo del Sol. Los nuevos propietarios confían en los 19 años de experiencia de Lamarre al frente de la firma. “Pensamos primero en la reapertura de nuestros espectáculos fijos en Las Vegas y Orlando, ya que los técnicos y artistas viven en estas ciudades. Esperemos que sea a finales de la primavera o a principios del verano. La vacuna es capital en nuestros planes. Para las giras será un poco más largo, posiblemente en otoño, porque hay que repatriar a los artistas que tenemos dispersos en unos 50 países”, agrega Lamarre.

Debido a la pandemia, el Circo del Sol anunció el 11 de marzo la suspensión de 44 espectáculos y el despido del 95% de su plantilla. El 29 de junio se declaró en quiebra solicitando la protección de la ley canadiense de Acuerdos y Acreedores de Empresas y del capítulo 15 de la ley de Quiebras de Estados Unidos.

La covid-19 golpeaba con saña a la firma circense, aunque no todos sus problemas eran recientes. La agencia Moody’s ya venía señalando desde algunos años que su deuda era muy elevada. El 90% del Circo fue adquirido en 2015 por la estadounidense TPG Capital (55%), el fondo chino Fosun (25%) y la Caja de Ahorros e Inversiones de Quebec (10%), pero gran parte del dinero de esta transacción se convirtió en deuda de la empresa. El pasado julio se dio a conocer que la firma debía unos 1.100 millones de dólares estadounidenses.

El mismo día en que se declaró en quiebra, el Circo del Sol anunció un principio de acuerdo de restructuración con los propietarios, quienes desembolsarían 100 millones de dólares de sus chequeras y aceptarían un préstamo de 200 millones del Gobierno quebequés. Este monto fue declarado como el mínimo a considerar en caso de que otros grupos expresaran interés. Los abogados de los principales acreedores del Circo sostuvieron que no podían aceptar la oferta de los dueños y que contaban con otra más generosa. El grupo, encabezado por Catalyst (donde figuran también BlueMountain Capital, Sound Point, entre otras firmas) presentó un plan que un juez de la Corte Superior de Quebec aceptó después como el de referencia. La propuesta era por 1.200 millones de dólares estadounidenses: 800 millones de la deuda garantizada sería eliminada, 375 millones de inyección en billetes frescos y 25 millones adicionales para cubrir adeudos con contratistas, todo esto sin ayudas gubernamentales. A cambio, tomarían el control total del Circo.

Medios canadienses mencionaron que algunas compañías de EE UU podrían presentar una oferta. Dos actores importantes en Quebec expresaron su interés en la puja: el conglomerado mediático Québecor y Guy Laliberté, uno de los fundadores de la firma circense. La fecha límite para presentar propuestas fue el 18 de agosto. Ninguna superó la de los acreedores, pero el Circo prefirió hacer el anuncio oficial este martes, cuando se dieron por concluidos todos los movimientos.

El consejo de administración estará presidido al alimón por Jim Murren y Gabriel de Alba. Murren fue hasta hace algunos meses consejero delegado de MGM Resorts International. De Alba es director operativo y socio de Catalyst, empresa basada en Toronto. “El Circo del Sol es una importante empresa fundada con base en el talento y a la visión artística, así como en extraordinarias experiencias de entretenimiento para el público. Guiada por su excelente equipo directivo y por sus habilidades y experiencia, la empresa tiene potencial de expansión y crecimiento global”, afirmó de Alba en un comunicado.

El Circo ha fungido como uno de los grandes embajadores culturales de Quebec. Será la primera vez desde su fundación en 1984 que un grupo quebequés no ocupe sitio en la mesa de dueños. A este respecto, los partidos de oposición han lanzado numerosas críticas al Gobierno provincial. Además, han subrayado que la Caja de Ahorros e Inversiones de Quebec perdió al final 170 millones de dólares estadounidenses.

“El plan estipula que la sede social permanecerá en Montreal al menos en los próximos cinco años. Sin embargo, tenemos en la ciudad estudios, talleres de vestuario, entre otras instalaciones. Mudar todo esto sería una inversión muy fuerte”, comenta Lamarre. “El Circo seguirá estando muy vinculado a Quebec. El 95% del equipo directivo es quebequés. Aquí hemos desarrollado planes de creación y producción únicos en el mundo. Debemos protegerlos, ya que seguirán siendo la base de nuestro éxito”, agrega.

Para la firma circense, la mira está puesta en el relanzamiento de los espectáculos. También está contemplada la exploración de otros productos en esta nueva etapa. En una entrevista el pasado agosto a The Globe and Mail, Gabriel de Alba comentó la idea de que el Circo del Sol incursione en las plataformas de streaming. “De Alba cree mucho en nuestro potencial de desarrollo digital. Durante la pandemia, creamos CirqueConect, que nos ha permitido distribuir muchos contenidos en los últimos meses. Hemos llegado a 62 millones de personas. Esto nos ha demostrado la demanda por nuestros contenidos; también que si logramos adaptarlos de forma exclusiva por medio de plataformas digitales puede haber una posibilidad importante de generar nuevos ingresos”, señala Lamarre.

Más información

Lo más visto en...

Top 50