El Roto: “Quino hacía un tipo de dibujo muy ético”

Los dibujantes españoles rinden homenaje, sobre todo en las redes sociales, al fallecido creador de Mafalda

El dibujante Quino, en Buenos Aires en 2014.
El dibujante Quino, en Buenos Aires en 2014.DANIEL GARCIA / Télam

Andrés Rábago, El Roto, dibujante de EL PAÍS, no anda errado cuando dice que en las opiniones sobre el personaje y la obra de Joaquín Salvador Lavado, Quino, el creador de Mafalda y toda su pandilla, cuyo fallecimiento se anunció el miércoles, “habrá unanimidad". “Fue un dibujante en el que primaba la claridad expositiva, tanto en el dibujo como en el mensaje. Era un dibujante austero”. El Roto ahonda en el significado de las tiras de Quino: “Es un contenido progresista que sigue vigente 40 años después, lo cual supone que vaticinó lo que iba a venir, o que la sociedad no ha cambiado mucho”.

Para Rábago, que firma cada día en las páginas de Opinión de EL PAÍS su visión aguda y sarcástica de la sociedad, “Quino no era dibujante para niños, aunque el envoltorio lo era; sospecho que los padres que compraban los libros de Mafalda en realidad los leían ellos. Es un contenido para un lector medio, que podía absorber con facilidad lo que se decía. Quino buscaba la eficacia social, no por lucimiento gráfico ni personal. Es un tipo de dibujo muy ético".

Sobre el momento en que el dibujante argentino dejó de hacer tiras con Mafalda, Rábago asegura que “llega un momento en que el personaje no puede decir más; los suyos tenían una psicología limitada y representaban unos papeles limitados”. “Podría haber seguido, pero optó por seguir indagando otros trabajos, que fueron excelentes, unas páginas con historietas muy ambiciosas”. Ambos dibujantes coincidieron en varias ocasiones en reuniones organizadas por el editor Claudio López Lamadrid. “Nos teníamos un afecto mutuo”, añade.

Del legado de la obra de Quino, Rábago asegura que “queda mucho porque lo que él hacía tiene permanencia; no trataba temas anecdóticos ni puntuales, sino universales”. “Fue el reflejo de una sociedad y advertencia para el futuro, y no parece que esta sociedad le vaya a hacer obsoleto”.

Hoy ha sido también un día para recordar la “Mafalda Blasilla” que hace seis años dibujó Antonio Fraguas, Forges, fallecido en febrero de 2018, en homenaje a Quino. El argentino era un admirador de Forges y este en reconocimiento decía que los dibujantes habían tenido “dos padres y dos madres, uno es Quino y el otro Antonio Mingote”.

La ilustradora valenciana Sandra Navarro, conocida como Lalalimola, señala que “Mafalda es sinónimo de Quino", del que le parece “admirable que supiera decir basta cuando sintió que había llegado el momento de dar por finalizado el mayor y más exitoso proyecto de su carrera”. Lo que caracteriza las tiras de Quino es “la inteligencia, la sátira y la audacia que se esconde tras esa apariencia de inocencia e ingenuidad”. “Es un envase perfecto para la época en la que se concibió. Dulce y ácido a la par”. Navarro, que colabora en El País Semanal, responde que Mafalda sigue de actualidad porque contiene “un lenguaje universal, porque las cuestiones que plantea siguen siendo válidas”. “Porque por desgracia la sociedad va igual de lenta que su tortuga Burocracia. Porque seguimos viéndonos reflejados en esa niña que puede ver lo absurdo de la humanidad y las tonterías de las que somos capaces”.

Agustín Sciammarella, el ilustrador argentino afincado en España, que colabora en EL PAÍS, fue el encargado del dibujo que acompaña al obituario de Quino en este periódico. En Twitter ha colgado un dibujo que hizo hace años de Quino con sus enormes gafas, dibujando, y el personaje de Guille que le dice, subido en su mano: “No ez increible todo lo que puede tened adentro un lápiz”.

El diario El Comercio, de Gijón, ha llenado su última página de hoy con viñetas de “trazos asturianos para despedir a un genio”, el homenaje de varios dibujantes a Quino. Entre ellos, una Mafalda llorosa escucha a su creador: “No llores hija, si algo tenemos en común es que viviremos para siempre...”.

Pachi Idígoras, de El Mundo, ha mostrado a una Mafalda desolada, de espaldas a unas viñetas en blanco, mientras que Raquel Riba Rossy, creadora de Lola Vendetta, ha dibujado a su personaje arrodillado y con mirada de cariño junto a una Mafalda preocupada.

Ricardo Siri, Liniers, compatriota de Quino y creador del personaje Macanudo, tiene una tira en El País Semanal cada domingo: “Seguro que le debo mucho a Quino como humorista gráfico, pero más le debo como persona. Su mirada del mundo me llegó de niño de la mano de Mafalda, y como todo lo que descubrimos en la infancia, entró directo a mi ADN. Así que gracias de nuevo, Quino”.

La revista satírica El Jueves con una viñeta de Quino y el mensaje “Descansá en paz, maestro. Imposible olvidarte”, también se ha sumado en Twitter al homenaje. El humorista gráfico Rafa Vega, Sansón, en las páginas de El Norte de Castilla, le recuerda con un dibujo en el que Guille le dice a una afligida Mafalda: “No te preocupez. Yo cuidaré de voz”.

Lo más visto en...

Top 50