El marqués de Sade, las marquesas y los terroristas

Los hijos del escritor francés no heredaron su capacidad creativa y de provocación, sino su título

Grabado del Marqués de Sade.
Grabado del Marqués de Sade.mary evans / rue des archives

Que el marqués de Sade dejara un legado literario de envergadura no significa que sus hijos heredaran su capacidad creativa en una obra clasificada como Tesoro Nacional en Francia, sino el título nobiliario y acaso una fortuna. Nadie, por decirlo claramente, tendría derecho a reprochar a esos hijos la calidad estilística de su padre, su visión del vicio y la virtud, ni su temática escandalosa. Ni aunque el líder podemita se llamara Pablo Bin Laden y no Iglesias, por ejemplo, tendría tampoco nadie derecho a reprocharle el 11-S. Que ni de cerca ni de lejos es el caso....