Columna
i

¿Quién le teme a Pío Baroja?

LITERATURA - PÍO BAROJA: Madrid, 12-11-1946.- El escritor Pío Baroja trabaja en su despacho. EFE/Archivo Fiel/ct
LITERATURA - PÍO BAROJA: Madrid, 12-11-1946.- El escritor Pío Baroja trabaja en su despacho. EFE/Archivo Fiel/ctFIEL / EL PAÍS

El término literario Generación del 98, acuñado por Azorín, era un saco que contenía escritores de variada índole, amigos y enemigos, envidiosos y envidiados, ingenuos y resabiados, unos muy leídos y otros nada, todos unificados por una úlcera gastropatriótica por la pérdida de las últimas colonias cuya acidez trataban de aliviar cada uno a su manera. En la rivalidad literaria, solo coincidían en la envidia e inquina que todos sentían por Blasco Ibáñez, el único triunfador internacional indiscutib...

Más información