La crisis del coronavirus

El ministro de Cultura pide al sector que plantee sus necesidades urgentes

En una ronda de llamadas Rodríguez Uribes no ofrece medidas concretas a los gestores artísticos pero les anima a que envíen sus propuestas

José Manuel Rodríguez Uribes, en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados.
José Manuel Rodríguez Uribes, en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados. FERNANDO VILLAR

El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes ha telefoneado a lo largo de hoy miércoles a los consejeros de Cultura de las 17 Comunidades Autónomas y algunos de los principales gestores del sector cultural, que aporta el 2,5% al PIB español. Quería informarles de las medidas, anunciadas por el Gobierno, de apoyo a la economía que movilizarán 200.000 millones de euros. “Este es un decreto general, pero ahora hay que ponerse a trabajar en medidas concretas para cada sector. El ministro me ha pedido que desmenuce el texto y le cuente qué necesitamos”, explicó el empresario teatral Jesús Cimarro tras su conversación. De ahí que tenga a dos personas peinando las más de 40 páginas de la norma.

Por ahora, como el resto de los sectores afectados por la crisis desatada por el coronavirus, el cultural se acogerá a la línea de crédito ICO (de 100.000 millones de euros), a la eliminación de la cuota de autónomos y la agilización de los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Sin embargo, no ha sido aprobada de momento la moratoria de los alquileres que era la reclamación principal del mundo de las artes.

En el Real Decreto, publicado ayer en el BOE, Rodríguez Uribes no figura entre los ocho ministerios ponentes en la redacción del mismo. Desde Cultura aclaran que “son medidas transversales” y que se trata de “un primer paquete de propuestas, para concretar en siguientes pasos”. Cimarro, como otros representantes del sector, remitió al ministerio, días antes de la aprobación del decreto, varias ideas para paliar el golpe de la crisis. “Este es el momento de trabajar juntos, no de reproches. Hoy empieza una nueva etapa y llegarán nuevas medidas. Ya le he advertido al ministro que voy a ser muy pesado”, añade. Entre otras cosas, le ha pedido que logre la reducción del IVA de las entradas del 10% al 4%, y de los cachés del 21% al 10%, aunque esos cambios dependen de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Miguel Barrero, presidente de la Federación de Gremios de Editores, explicó que el gran problema en el mundo del libro es la liquidez: "Un 75% del sector son pequeñas y medianas empresas y puede que en uno o dos meses estén fuera de juego. La llamada del ministro ha abierto la línea de comunicación. Por un lado, quería explicarnos el contenido del paquete de medidas, que es intencionadamente genérico. Por otro, nos invita a que hagamos seguimiento de cómo está llegando al sector”. Y Antonio Fernández, de ADEPI, la asociación que reúne a las entidades de gestión de derecho de autor, que también fueron contactadas por el ministro, dijo que, tras su larga conversación, se pondrán "manos a la obra para que la cultura no se quede atrás”.

Otros de los actores en le sector cultural contactados por Rodríguez Uribes, que prefieren no desvelar su nombre, se muestran más críticos. “Podría haber aprovechado para ejecutar en el decreto aspectos pendientes del Estatuto del Artista; o reclamar, con otros ministerios, la moratoria de los alquileres. Es decepcionante: hemos trabajado todo el fin de semana con estimaciones y propuestas y no las ha utilizado. ¿Para qué las quiso si ahora nos pide que analicemos el decreto?”, explica uno de los consultados.

“Queremos que el Gobierno declare prioritaria la cultura, como ha ocurrido en Francia y Alemania”, añadió Cimarro. La ministra alemana, Monika Grütters, ha reconocido que “la cultura no es un lujo” y ha asegurado que es consciente de que esta situación supone una gran carga para las industrias creativas. Y su homólogo francés, Franck Riester, ha anunciado que se desbloquearán de inmediato 22 millones de “ayudas de urgencia” al sector para combatir “el riesgo de desaparición de estructuras culturales, notoriamente entre las más frágiles”, y que habrá más adelante otras medidas específicas. “El propio futuro de nuestro modelo cultural está en juego”, ha asegurado el ministro.

El Centro Nacional del Cine francés dejará en suspenso las tasas que cobra a los exhibidores y adelantará las ayudas destinadas a los distribuidores y a las salas de arte y ensayo, además de mantener las subvenciones a los espectáculos que hayan sido anulados, informa Álex Vicente. El Ministerio de Cultura de Francia ayudará también a los teatros privados que encuentren dificultades financieras. Mientras tanto, el sector del libro se beneficiará de ayudas inmediatas a editores, autores, librerías y festivales literarios. El fondo de dos millones para las artes plásticas servirá para socorrer a los museos y galerías de arte que hallen dificultades derivadas de la parálisis provocada por el virus.

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50