Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es curioso cómo ansiamos lo que no tenemos”

Leticia Dolera presenta ante 3.000 personas su serie 'Vida perfecta' en el festival de San Sebastián antes de su estreno en Movistar el 18 de octubre

Leticia Dolera, Aixa Villagrán y Celia Freijeiro, en San Sebastián. En vídeo, el tráiler de 'Vida perfecta'.

Tras ganar el festival de series de Cannes, algo que nunca había logrado el audiovisual español, llega a las pantallas del festival de San Sebastián Vida perfecta, antes de su estreno en Movistar el 18 de octubre. El pase tiene lugar tras estallar su rodaje cuando, a falta de tres semanas de rematar la grabación, se supo que Leticia Dolera —showrunner de un producto que codirige, coescribe y coprotagoniza—, había prescindido de la actriz Aina Clotet, a la que le había prometido, aunque no firmado, uno de los tres personajes principales, por estar embarazada. El asunto es que llega con un cierto alivio para Dolera (Barcelona, 37 años), "porque así la serie tendrá su propia voz, se podrá entender y juzgar por ella, no por lo que la rodea".

Vida perfecta desarrolla, en ocho capítulos de media hora nueve meses en la vida de tres amigas. Una es una madre de aparente vida completa, triunfadora en el trabajo y en la familia... aunque su marido quiera tener un tercer hijo y ella tome la píldora a sus espaldas mientras se acuesta con desconocidos a los que conoce en un chat erótico. A la segunda, su mejor amiga, su novio la deja plantada en el despacho de un notario justo cuando va a comprar un piso y, en venganza, se acuesta con el primero que se le cruza, en su caso un discapacitado, de quien se queda embarazada. Y la tercera, la hermana mayor de la abandonada, es una artista lesbiana que lucha por no encajar en el modelo tradicional y con ansias de gran pintora, que descubre a sus 40 años que su sueño se derrumba. "Creo que somos muchos quienes estamos reflejando las preguntas que nos plantea esta crisis de pasar de los treinta a los cuarenta y pico, como las películas de Jonás Trueba o Las distancias, de Elena Trapé. Ahora, yo no doy respuestas con la serie. Aporto luz a las cuestiones, las comparto. Por ejemplo, ¿qué lugar ocupa la familia en nuestras vidas? ¿Y la pareja? ¿Y el sexo? ¿Qué tipo de maternidades hay? ¿Vivo la vida que siempre soñé?", comenta Dolera. Y remata: "Apuesta por la valentía de meterse en jardines complejos internos".

Leticia Dolera le ofreció la serie a Movistar, que no lo tuvo claro: "Me encerré en casa, escribí el piloto y la biblia [guía resumen] del resto de los episodios y volví al año. Entonces aceptaron y me pidieron que escribiera dos más. Ahí entró Manuel Burque, que se apuntó a una aventura dura y fascinante. Al final el proceso de guion me ha ocupado tres años". ¿Era consciente de que no existe en España una serie como la suya? "No sé, yo la escribí para explorar la complejidad de lo sencillo, de qué es ser humano hoy. Y por eso hay tres mujeres que atraviesan la crisis desde puntos de vista muy distintos. Es curioso cómo nos lastra la proyección ideal que tenemos de nosotros mismos, cómo ansiamos lo que no tenemos".

Aina Clotet iba a encarnar el personaje que finalmente ha interpretado Celia Freijeiro. La actriz comentó públicamente su dolor y Dolera argumentó que ese personaje aparece desnudo en numerosas ocasiones y posturas, además de que la grabación iba a durar dos meses. "Mediáticamente estalló cuando quedaban tres semanas de rodaje y cuando me quedaban por filmar secuencias muy importantes. Me centré en mi rol de directora y de líder del proyecto. Además, y es con lo que yo me quedo, el equipo me cuidó y me mimó. Vengo de una familia monomarental, de un referente muy férreo como mi madre, una mujer fuerte capaz de sostenerse a ella y a los demás. Cuando esto pasó, me conmovió cómo me sostuvo el equipo", recuerda. "Todo el mundo ha estado muy involucrado en el proyecto, y solo quiero añadir que todos los jefes de equipos eran mujeres, y que hubo cinco embarazadas en el rodaje. Y una, la directora de reparto, dio a luz a la mitad, y sabíamos que eso iba a ocurrir. En fin, en aquel momento me aislé porque no podía sostener tanto odio y tanto prejuicio. Vivimos tiempos de titular grueso y emocional, en los que no parece caber la razón".

Dolera comenta algo más: "No tuve un plan de comunicación sobre este tema, al igual que yo nunca tuve ningún plan de ser la feminista de España. Yo no quiero abanderar nada, yo solo escribí un libro que por fortuna ha ido muy bien. Cuando en la promoción de ese libro me han preguntado por esas cosas, yo he respondido. Ya está. Este no ha sido un caso de discriminación, y me duele como persona involucrada en la causa feminista que se revistiera este ataque de una causa social que provoca tanto dolor. Porque es una injusticia que a las mujeres, hoy en día, se las discrimine por quedarse embarazadas".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información