Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Esto es arte, no una casa

En 'The World's Most Extraordinary Homes' los héroes son los arquitectos, que dan rienda suelta a su creatividad cuando se les pone en las manos un presupuesto ilimitado

Si le acongojan las noticias de que viene una recesión, este programa no es para usted. Pero mientras llega lo peor, ¡qué demonios!, no pasa nada por soñar con vivir como un rico. No un rico cualquiera, no. Uno tan sofisticado que decide habitar una obra de arte única y genial. ¿El ala de un Boeing 747 como techo? Sí, eso vale. La arquitectura es de las pocas artes en las que queda algo por inventar.

Más información
Distopía en Downing Street
Reserva ‘indie’
El cómico y su tragedia

Conocemos supercasas por el mundo y a sus dueños en The World's Most Extraordinary Homes, cuidada serie de la BBC disponible en Netflix. Los héroes aquí son los arquitectos, que dan rienda suelta a su creatividad cuando se les pone en las manos un presupuesto ilimitado. En cada capítulo se visitan cuatro viviendas con diseño impactante y voluntad de fundirse con el paisaje. El arquitecto Piers Taylor nos explica qué le dice cada elemento; la actriz Caroline Quentin pone el contrapunto lúdico y se baña en todas las piscinas.

Una de las últimas entregas buscó casas asombrosas en España. Una tiene forma de plaza de toros, pero no responde al tópico: alrededor del ruedo se despliegan paredes transparentes y móviles. Otra es como un minipueblo con su plaza común y patios privados para las familias de tres hermanas. En otra se vive en contenedores metálicos semienterrados en el Pirineo. La más chocante reutiliza enormes vigas de hormigón de puentes y logra crear espacios acogedores.

Ojo: vivir en una obra de arte moderno es arriesgado. Algunas de esas casas parecen más innovadoras que cómodas. En otras se ve poco rastro de vida cotidiana: será que no son la casa, sino una de las casas. No se habla de cuánto han costado, eso sería una vulgaridad. Los pobres mortales no necesitamos ese dato para quedar boquiabiertos.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS