Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicia Luna: “Los guionistas somos como vampiros. Chupamos todo lo que vemos y oímos a nuestro alrededor”

La escritora cinematográfica se sienta ante las cámaras de TCM y explica a los espectadores del canal los secretos de su trabajo

EL PAÍS DE TCM con Alicia Luna

Alicia Luna ha escrito los guiones de películas como Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín, por la que ganó el premio Goya, o Pídele cuentas al rey, de José Antonio Quirós. “Es una suerte poder refugiarme en las historias que invento”, dice. “Es fascinante, como si cruzaras a otro mundo”.

Antes de dedicarse a la escritura cinematográfica colaboró en el departamento de publicaciones de la Filmoteca Española y trabajó como jefa de prensa en varias productoras y distribuidoras. “Empecé siendo lectora de guiones antes de lanzarme a escribirlos”, recuerda. “Yo defiendo que el guion es literatura. Una literatura concisa y muy precisa, pero literatura. Y cuanto más literatura sea, mejor será el guion”, sentencia.

El domingo 16 de junio Alicia Luna se sentará ante las cámaras de TCM y explicará a los espectadores del canal los secretos de su trabajo. Una entrevista que forma parte del espacio Programado Por, que durante este mes está dedicado a algunos de los guionistas más destacados del cine español. A continuación, presentará dos películas por la que siente una especial fascinación: Tiburón, de Steven Spielberg, y De óxido y hueso,del francés Jacques Audiard.

“El guion de Tiburón tardó muchísimo tiempo en aprobarse. No terminaba de funcionar y dio muchos quebraderos de cabeza. Incluso cuando ya tenían las fechas de rodaje, no se había terminado”, explica. “En el film hay muchísima acción, pero también es una película de personajes con los que el espectador debe empatizar, sobre todo con el del cazatiburones que interpreta Robert Shaw,que resulta al principio muy antipático. Además, en el largometraje hay dos partes diferentes con ritmos distintos y, en la segunda, ese ritmo se va incrementando poco a poco hasta llegar al final”.

De óxido y hueso, el film protagonizado por Marion Cotillard, es para Alicia Luna una película en la que no existe un antagonista externo. “Cada uno de los personajes se autodestruye, lucha contra si mismo. Viven el dolor. El arco de los personajes es precioso”, analiza. “El filme está construido como si fuera un thriller. Piensas que lo siguiente que va a ocurrir es peor que lo anterior”.

Según Alicia Luna,los guionistas son una especie de vampiros. “Nos sentamos en la barra de un bar y vamos chupando de todo lo que vemos y oímos a nuestro alrededor. Y encuentras cosas maravillosas que no puedes dejar de escribir o de grabar”, reconoce. “Cuando te inventas un personaje hay que dejarlo crecer. Tiene que ser libre. Hasta que no has escrito la primera versión del guion, no te queda el personaje entero. Cuando acabas dices: ‘Ya está, lo parí’. Entonces tienes que volver a empezar. Ver dónde están las lagunas, dónde se me ha ido la mano, ha salido la autora y he olvidado que mi personaje es libre”.

Sin embargo, reconoce que le encargan siempre lo mismo: escribir películas de mujeres. “Me encantaría inventar thrillers, películas de terror o sobre tres camioneros que van por la carretera, pero los productores no lo conciben. ¿Por qué no?”, se pregunta. Y ella misma se contesta: “Si un hombre puede contar una historia sobre tres mujeres, también puede suceder al revés. Lo que pasa es que hay una tremenda discriminación temática”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >