Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluís Homar, nuevo director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico

El actor sustituirá a Helena Pimenta, que ha ocupado el cargo durante ocho años, después del verano

Helena Pimenta, Amaya de Miguel y Lluís Homar, este miércoles en el Teatro de la Comedia de Madrid.
Helena Pimenta, Amaya de Miguel y Lluís Homar, este miércoles en el Teatro de la Comedia de Madrid.

Lluís Homar (Barcelona, 1957) será el nuevo director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) a partir del 1 de septiembre. El actor y director catalán ha sido elegido entre los 14 candidatos que se presentaron al concurso público convocado por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) para relevar a Helena Pimenta, cuyo mandato caduca en verano tras ocho años al frente de la institución. Homar firmará un contrato de cinco años, con posibilidad de prorrogar por otros tres, con un presupuesto de 4.150.000 euros por temporada y un sueldo fijo anual de 68.000 euros más el caché que cobre si él mismo dirige algún espectáculo (con un tope de 30.000 euros por producción).

La aparición de Homar esta mañana del brazo de Helena Pimenta y Amaya de Miguel, directora general del INAEM, en la rueda de prensa convocada para anunciar el nombramiento ha causado cierta sorpresa en el mundillo teatral por su escasa vinculación con el repertorio clásico español, aunque su veteranía como artista y gestor es incuestionable. De Miguel, responsable última de su designación entre los cuatro finalistas que le presentó el jurado del concurso, ha explicado que lo eligió “por su trayectoria, su solidez, su talento, su capacidad de gestión demostrada en su etapa como director del Lliure [1992-1998] y un proyecto de futuro ilusionante que a la vez garantiza la continuidad de los logros alcanzados hasta ahora”.

Homar ha reconocido que no ha frecuentado el “Siglo de Oro español, pero sí los clásicos universales, muchas veces junto a profesionales de primer orden de la escena europea”. Entre sus últimos trabajos como actor hay, de hecho, dos grandes clásicos: uno francés, Cyrano, y otro catalán, Terra Baixa. “Vengo a sumar, a aportar mi experiencia, no a cambiar lo que ya está bien hecho”, ha afirmado. Sin concretar demasiado su proyecto, pues considera que se irá “perfilándose sobre la práctica”, el nuevo director ha esbozado los objetivos que se ha marcado para su mandato: reforzar las coproducciones con otros centros españoles, más vínculos con Latinoamérica y más intercambios con grandes instituciones internacionales como el Piccolo o el Barbican. “Quiero colocar a esta compañía a la altura de la Comédie francesa o la Royal Shakespeare. En la Primera División del teatro europeo. Ganar la Copa de Europa”, ha dicho.

En el plano artístico, Homar apuesta por ofrecer nuevas miradas a las grandes obras del repertorio clásico español. No descarta, no obstante, piezas menos conocidas y quizá alguna incursión en el siglo XIX. Su ambición es "también exigir más implicación a los actores en la creación de los montajes, contribuir a que esos textos en verso tan difíciles de decir suenen más creíbles”. Él mismo participará como actor en una producción cada temporada y dirigirá otra.

El de Homar es el primero de los cinco nombramientos que el INAEM tiene previsto realizar antes de las elecciones generales para relevar a los directores de los centros de producción artística dependientes del Ministerio de Cultura cuyos contratos caducan este año. En las próximas semanas, a medida que se vayan resolviendo los concursos públicos convocados para ello, se conocerán los nombres de los nuevos responsables del Centro Dramático Nacional, la Compañía Nacional de Danza, el Ballet Nacional de España y la dirección técnica de la Orquesta y Coro Nacionales de España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >