Fernández-Galiano analiza el mundo a través de la arquitectura en ‘Años alejandrinos’

El crítico y arquitecto reúne en dos volúmenes sus artículos publicados en EL PAÍS entre 1993 y 2006

Norman Foster, Luis Fernández-Galiano y Rafael Moneo, ayer, en la sede de Ivorypress en Madrid.
Norman Foster, Luis Fernández-Galiano y Rafael Moneo, ayer, en la sede de Ivorypress en Madrid.Miguel Fernández-Galiano

“Es muy difícil encontrar a un crítico con la formación de Luis”, comentó Rafael Moneo ante una sala llena hasta los topes. Se refería el arquitecto navarro a Luis Fernández-Galiano, que estaba sentado a su izquierda y que es el autor del libro Los años alejandrinos, presentado la tarde del martes en la sede de la galería Ivorypress, en Madrid. Junto a Fernández-Galiano se sentaba otro premio Pritzker, el británico Norman Foster, que anunció con satisfacción que su hija Paola, de 18 años, nacida de su relación con Elena Ochoa, había decidido estudiar arquitectura y que él le había recomendado como lectura obligada la obra del crítico de Calatayud que recoge, en versión bilingüe (español e inglés), sus artículos publicados en EL PAÍS entre 1993 y 2006.

“Ha sido, desde luego, un detalle, la mejor introducción”, señaló Fernández-Galiano al término de la presentación, mientras firmaba ejemplares de su libro, dividido en dos volúmenes La edad del espectáculo y Tiempo de incertidumbre. El primero recoge los textos de los últimos siete años del pasado siglo y el segundo, los siete siguientes, ya en el siglo XXI, una disposición que recuerda a la del verso alejandrino de 14 sílabas, compuesto por dos hemistiquios.

“Hemos vivido una época optimista, de clasicismo ático, culta, con una experiencia refinada como en la antigua Grecia, con el fin de la Guerra Fría, y finalmente hemos pasado a una etapa crepuscular, de incertidumbre”, apuntó Fernández-Galiano. En su obra ofrece un análisis del mundo a partir de la arquitectura, en la que se incluyen distintas disciplinas, desde la historia hasta la política, pasando por la economía y la sociología. “No es solo arquitectura, claro, es todo lo que ocurre alrededor, los distintos prismas que confirman la realidad, en la que recae una mirada social y política. El 11-S es un hecho político y también arquitectónico. El libro es como un mosaico pixelado, con un pensamiento muy visual”, explicó. Desde 1993 hasta 2008, el año del despeñamiento de Lehman Brothers, el PIB de España no deja de crecer y eso se nota, añadió.

La colección de textos está ilustrada con más de 2.500 imágenes e incluye cerca de 2.000 referencias a los protagonistas de las realizaciones y los debates de ese tiempo. Calatrava, Herzog y De Meuron, Gaudí, Miralles o los propios Foster o Moneo son algunos de los numerosos arquitectos analizados en el libro, que contiene un práctico índice onomástico. La reinvención de Nueva York, el museo de la cueva de Altamira, la rehabilitación del Teatro Romano de Sagunto o el declive de las Torres KIO, con el que arranca el libro, son objetos de la atención de los artículos de Fernández-Galiano, considerados “pequeñas obras maestras” por Moneo.

Consecuentemente con su propósito, la portada del primer volumen está ilustrada con la imagen del Guggenheim de Bilbao y en el caso del segundo, con el ataque terrorista a las Torres Gemelas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS