Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El juicio a Arcadi Espada

Lo que presenciamos el domingo en Cuatro fue el final de una manera de ser y de estar en el periodismo

El periodista Arcadi Espada, en 'Chester'.
El periodista Arcadi Espada, en 'Chester'.CUATRO

“El tramposo eres tú”, se despidió Arcadi Espada en el mutis más cebado y promocionado de la historia de la televisión. Cuatro llevaba tantos días vendiendo el momento que, como cualquier expectativa, no podía más que defraudar, porque se produjo al final del programa, con el invitado completamente exprimido: de Arcadi no quedaban ya ni las mondas.

Más información
El corazón ha muerto, vivan los concursos
La comedia de Pedro Sánchez, el resistente
La perversión obscena de ver la tele por la mañana

¿Por qué se sometió Espada a esta ordalía de la que no tenía forma alguna de escapar con bien? ¿Exceso de confianza? Razones, quizá, no le faltaban: confieso que yo no me sentaría tranquilo en una tertulia con Arcadi. Es un polemista olímpico capaz de retorcer las palabras del oponente y estrangularle con ellas. Pero Chester no es una tertulia y Risto no es Ana Rosa.

Según Mejide, aquello no era un juicio, pero al plató solo le faltaban los alguaciles. El reo, además, no tenía abogado. No me estoy compadeciendo de él: el alegato de que los niños con síndrome de Down no tienen derecho a la asistencia sanitaria pública es de lo más miserable y abyecto que he leído en mucho tiempo, y la respuesta del padre que salió al plató fue impecable y ajustada. Sin embargo, no me trago las intenciones justicieras del programa. Si de verdad consideran que la figura y las palabras de Espada son impresentables, la única respuesta digna es guardar la entrevista en un cajón y no emitirla nunca. O sea, que Risto tiene la misma consistencia moral que le afea a Arcadi.

Lo que presenciamos el domingo en Cuatro fue el final de una manera de ser y de estar en el periodismo. Arcadi es el último espécimen de una raza muy ibérica de polemista (a veces, directamente, libelista) que ha sido abatido por Risto, un ejemplar joven de otra especie nueva y vigorosa. Señores afeitados contra viejóvenes barbudos. Propagandistas de subordinada y subjuntivo contra predicadores de oraciones simples y verbos en indicativo. Planta de caballero contra planta joven. Un relevo, en fin, cosmético, porque los escrúpulos son idénticos en ambos casos: invisibles.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS