Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guirao tiende puentes culturales con Cataluña

El ministro ha viajado en 10 ocasiones a la comunidad en seis meses

Guirao, en el centro, con la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera (a la izquierda); la consejera de Cultura, Laura Borràs; ; el alcalde de Lleida, Félix Larrosa y el arquitecto Jaume Terés, ayer en Lleida.
Guirao, en el centro, con la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera (a la izquierda); la consejera de Cultura, Laura Borràs; ; el alcalde de Lleida, Félix Larrosa y el arquitecto Jaume Terés, ayer en Lleida.

El ministro de Cultura, José Guirao, se ha convertido en el mejor embajador del Gobierno en Cataluña y en protagonista inesperado de la política del deshielo que promueve Pedro Sánchez y que tiene a la cultura como puente para superar las desavenencias con esta comunidad. Desde que fue nombrado en julio de 2018, con un talante discreto y sin grandes declaraciones, Guirao ha realizado 10 viajes a Cataluña participando en 20 eventos y visitas. El domingo fue el primer ministro que participó en la ceremonia de los premios Gaudí. 

Isona Passola, presidenta de la Academia del Cine Catalán, aprovechó la ocasión única que le brindaba la ceremonia de entrega de los premios del cine catalán para reclamar más dinero para toda la cultura y para el cine, ya que por primera vez, en los 11 años de historia de los galardones, contaba con la presencia de representantes de todas las administraciones: la alcaldesa Ada Colau, el presidente de la Generalitat, Quim Torra y su consejera Laura Borràs, y el responsable de Cultura, José Guirao.

"Tienes más dinero que yo"

“Tengo una muy buena relación con Laura Borràs y estamos haciendo un gran esfuerzo para desbloquear la situación”, explicaba ayer José Guirao, tras un nuevo encuentro en Lleida con la consejera de Cultura de la Generalitat, donde ella acudió con su ya clásico atuendo de amarillo independentista. Durante la cita, Borràs reclamó al ministro más recursos, pero él le respondió de forma sorprendente: “Pero si tu tienes más dinero que yo”. Se refería a que en Cataluña el presupuesto para cultura es de 0,7%, mientras que el Ministerio de Cultura solo cuenta con el 0,3% del español.

Guirao, a la entrada al palacio de congresos, lo dejó claro: “Asistir me parece lo más normal del mundo. Hay que apoyar al cine y a su industria... No sé porque no vinieron los anteriores ministros”. Desde que sustituyó a Màxim Huertas, que estuvo una semana en el cargo, Guirao ha querido estar presente en la vida cultural y deportiva catalana viajando casi en una docena de ocasiones a los museos MNAC y Macba, así como a la Setmana del Llibre en Català.

También ha asistido a los funerales de la soprano Montserrat Caballé y del editor Claudio López Lamadrid, a la apertura de la temporada del Liceo (después de dos años de ausencia del Estado), a la entrega del Premio Planeta y, ayer mismo, al inicio de las obras de remodelación del museo Joan Morera de Lleida, en la que el Estado aporta un millón de euros —un 23% del total—. Además, ha presenciado un partido de rugby entre los equipos de la Santboiana y del Barça.

Un terreno propicio

Guirao reconoció el papel positivo que pude jugar la cultura: “Forma parte de su naturaleza; es un terreno que tiene más matices, más rico y sutil y más propicio a todo lo positivo”, aseguró a este diario. La presencia del ministro ha coincidido, incluso, con claros abandonos de los representantes del Gobierno catalán, como en la entrega del Premio Planeta, el mayor galardón literario de Cataluña, que en octubre pasado no contó, por primera vez en su historia, con la presencia de ningún miembro del Consell Executiu catalán.

Guirao aprovechó su visita de ayer a Lleida —en la que ascendió hasta la Seu Vella (catedral vieja)que aspira a ser patrimonio mundial— para asegurar que si las cuentas del Estado salen adelante, en 2019, su ministerio aumentará su inversión en Cataluña un 4,8%. Unos presupuestos que, pese a todo, no prevén incrementare las partidas dedicadas a los museos catalanes, los grandes perjudicados en los años de crisis, pese a que el Ministerio de Cultura contaría con un 9% más de inversión. “Todos se verán beneficiados si los presupuestos salen adelante. El aumento se negociará durante la fase de las enmiendas”, aseguró el ministro.

El domingo, Guirao aguantó estoicamente las peticiones de Passola del “fondillo” para el cine catalán, que no se usa desde 2012. También las palmas del presidente Torra, que dos butacas más allá, pedía, junto a la mayoría de participantes, la libertad para los políticos independentistas presos. Pese a su semblante serio, ni unas ni otras hicieron que Guirao dejara de asistir a la fiesta de celebración tras la ceremonia, con todos los premiados. Este lunes, tras el viaje a Lleida, regresó a Barcelona, donde participó en la entrega de unos galardones deportivos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >