Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Amaya de Miguel, directora del Inaem

“La nueva norma debe servir para todo el sector de espectáculos públicos”

La máxima responsable del Instituto de Artes Escénicas aboga por un marco integral que dé respuesta a los problemas con un consenso absoluto

Llegó con un mandato claro: proponer una reforma integral del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem). Fue nombrada en el mes de julio y tenía seis meses por delante para liderar las conclusiones. A Amaya de Miguel le han bastado cinco para conseguir elaborar un documento conjunto que presentar al ministro de Cultura, José Guirao. Su objetivo: emprender un nuevo marco jurídico cara al teatro, la danza, la música y los espectáculos que dependen del sector público. No viene de un mundo ajeno. Trabajó en el instituto cuando ya se empezaban a detectar problemas de calado que hoy anquilosan su funcionamiento. Fue directora del Festival de Almagro y ocupó plaza en el Centro Dramático Nacional (CDN).

Pregunta. Ya tienen casi perfilado el documento, a partir de ahora, ¿cuáles son los siguientes pasos a dar?

Respuesta. El informe aboga por una política de máximos objetivos, un marco integral que dé respuesta a los problemas en base a un consenso absoluto.

El modelo actual es obsoleto, claramente. Debemos apostar por un nuevo marco estable que pueda durar décadas"

P. ¿Cree que todas las partes se verán representadas y satisfechas una vez lo presenten fuera de la comisión?

R. Creo que sí, pero no me conformaría sólo con eso. Este es un punto de partida cara a conseguir una ley que no me gustaría afectara sólo a las unidades del Inaem, sino a todo el sector. Nosotros no nos responsabilizamos sólo de las compañías adscritas, debemos alentar la creación y la difusión de espectáculos en todo el Estado y estamos presentes en festivales de muchas regiones.

P. ¿Se ha dado ese consenso o el documento refleja mejor las aspiraciones de los directores de las compañías que de los sindicatos?

R. De todos. Falta una última reunión la semana que viene, que han pedido los responsables sindicales con representación. Quieren mejorar algunos aspectos antes de entregárselo al ministro y, por supuesto, sus propuestas finales serán debatidas.

P. Las recomendaciones son muy concretas, ¿ha sido difícil llegar al fondo de los diferentes asuntos?

R. El modelo actual es obsoleto, claramente. Debemos apostar por un nuevo marco estable que pueda durar décadas. El actual no sirve. Resulta necesario otro que refleje nuestras diferencias. Somos un mundo muy peculiar, engloba diferentes campos que deben ser abordados específicamente. Los bailarines no tienen las mismas necesidades que los actores o los músicos que los técnicos. De ahí su complejidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >