Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todo le sale bien a Depedro

El músico se rodea de amigos en un disco de éxitos con el que celebra una década en los escenarios

El músico Depedro, posa cerca del Templo de Debod, en Madrid.
El músico Depedro, posa cerca del Templo de Debod, en Madrid.

Una celebración siempre es mejor si se hace rodeado de allegados. Así lo piensa Depedro, el álter ego de Jairo Zavala (Madrid, 1973) sobre los escenarios. Cumple 10 años y al artista le pareció “el momento idóneo” para reunir a sus amigos en una fiesta de colaboraciones que lleva por título Todo va a salir bien. El disco, que incluye en formato blu-ray la grabación en directo del álbum, renueva las canciones más populares de Depedro con voces como las de Coque Malla, Luz Casal o Santiago Auserón.

“El título no viene con retranca; es una frase que me vino por varios amigos que me dijeron ¿por qué no lo llamas de esa manera?”, cuenta Zavala. La coletilla ha sido su salvavidas en momentos de desamparo, un truco para restar el sabor amargo de las situaciones ingratas. Aunque el músico aclara que no es “tan naíf como para pensar que todo siempre sale bien”, ha comprobado que “el espíritu bondadoso prima siempre y la gente que vende miserias es minoría”.

Antes de comenzar a telefonear a otros artistas para arrancar el trabajo, fijó varias condiciones para elegir a los invitados de su fiesta. Tenían que ser amigos o personas a las que admiraba y habían dejado huella en el proyecto de Depedro. “También la premisa de que los tenía que haber conocido antes del encuentro en el estudio, porque la grabación fue en dos días y no contábamos con el tiempo suficiente como para hacer presentaciones; tenía que ser una cosa fluida”, apunta.

Así, la nómina de colaboraciones incluye a Santiago Auserón, al que conoció hace un año en un encuentro breve en México, pero al que se atrevió a llamar una semana después; Luz Casal, con la que grabó un disco como guitarrista y a la que llama “La intérprete” por su calidad e intensidad vocal; Coque Malla, del que es amigo desde un encuentro en EE UU; Vetusta Morla, grupo que le dio un primer empujón hace una década cuando lo invitaron a ser su telonero; Nita y Ale, de Fuel Fandango, a los que vio por primera vez en Pekín y desde entonces son amigos y, por último, Izal, con los que coincidió en un concierto benéfico. El disco incluye además tres temas inéditos: Vidas autónomas, con la colaboración de Camilo Lara y Amparo Sánchez; Flores y tamales, compuesto junto a Joey Burns para el grupo Calexico y Por qué, cómo y cuándo.

La grabación se produjo como Zavala esperaba, con la confianza de la amistad. Las canciones ya las traía rodadas de cientos de conciertos y eso supuso para él una ventaja. A sus compañeros les agradece “la generosidad” y “el trabajo honesto” de haberlas interiorizado. No le preocupa que las hayan hecho suyas, todo lo contrario: “Las colaboraciones son para robar, para ver qué hacen con lo mío y aprender, llenarme un poco más la maleta. No hay anda más bonito en nuestro oficio que ver cómo alguien con sus ojos su talento y su boca transforma algo que has hecho y lo hace crecer. Estoy muy atento a esos momentos que a veces son muy pequeños, pero muy poderosos”.

Los temas de Depedro no pierden intensidad con el tiempo, sino que, en opinión del músico, “crecen fuera de su ámbito, en el público”, que cada vez es más amplio y las canta con más emoción. “Es un tópico, pero que las canciones dejen de ser tuyas y pasen a formar parte del público es lo más bonito de nuestro oficio”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >