Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un festival de géneros para unir maestros y público

La renovación de códigos tradicionales como el 'western' y el 'thriller' centra la 75ª edición de La Mostra de Venecia, que se inaugura mañana con 'El primer hombre'

Un fotograma de 'The Sisters Brothers'.
Un fotograma de 'The Sisters Brothers'.

El festival de Venecia prepara dos semanas de thriller. La 75ª edición, que arranca mañana, pretende ser el órdago, tras años de apuestas crecientes. La Mostra quiere confirmar su romance con Hollywood, aventurarse en busca de perlas ignotas y retar a Cannes a un duelo de western. Para ello, ha cargado su revólver precisamente con todos estos géneros fílmicos. Y más. Cine de vaqueros, de tensión, de época o de terror se juntan en la carrera por el León de Oro, que cuenta con 21 filmes y nombres como Alfonso Cuarón, los hermanos Coen o Mike Leigh.

Los Coen, con The Ballad of Buster Scruggs, y Jacques Audiard, con The Sisters Brothers, han llevado al Lido el western. Luca Guadagnino se mide con el remake de la inquietante Suspiria de Dario Argento. El visionario Yorgos Lanthimos da un giro sorprendente en su carrera: cine histórico con La favorita, sobre el reinado de Ana de Bretaña. Aunque su capacidad de asombrar se mantiene también en el filme.

Hay comedia (Doubles Vies, de Olivier Assayas), musical (Vox Lux, de Brady Corbet) y recreaciones de eventos reales: 22 july, de Greengrass, vuelve a la masacre en la isla noruega de Utoya; Leigh retrocede hasta la represión sangrienta en Manchester en 1819 para Peterloo. Y la única directora, Jennifer Kent, pasa del miedo de su debut, Babadook, al thriller gótico en The Nightingale.

“No creo que sea casual. El cine de autor es el que más ha sufrido por la bajada de la asistencia. La audiencia busca filmes de evasión y entretenimiento; los cines pequeños cierran y abren multisalas en los centros comerciales. Así que los maestros intentan recuperar la relación con el público a través del género, que es un código común”, sostiene Alberto Barbera, director de La Mostra. Eso sí, “lo usan como marco. Dentro, ponen lo que quieren y siguen renovando el lenguaje fílmico”. Por algo se le llama cine de autor.