Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine en gallego cabalga en Locarno

'Trote', largometraje rodado en esta lengua, se presenta en el Festival de Locarno antes de pasar por el de San Sebastián

Los estudios de Ingeniería Industrial ocupaban la vida en Madrid de Xacio Baño (Xove, Lugo, 1983) cuando descubrió el mundo del cine a través de un grupo de compañeros de colegio mayor que estudiaban Comunicación Audiovisual. Entre la razón y el instinto, eligió por lo segundo, en un debate interior muy similar al que vive la protagonista de su primer largometraje. Trote se presenta este miércoles en Cineasti del Presente, la sección del Festival de Cine de Locarno (Suiza) en la que compiten los nuevos talentos.

El relato gira en torno a la lucha de Carme con su animal interno. Interpretada por María Vázquez, el personaje se plantea huir de la aldea situada en las montañas gallegas en la que vive, en busca de independencia. Quiere dejar de ser la eterna “hija de”, "hermana de”. En su intento por liberarse de las pautas de género, se enfrenta a la violencia soterrada de su entorno mientras el pueblo celebra la festividad de la Rapa das Bestas, un enfrentamiento ancestral del hombre y el caballo.

“Al igual que ella, me planteaba dejar de hacer caso a la cabeza. Cada vez estamos más desconectados con el instinto y de nuestras necesidades primarias. Nos pasamos todo el tiempo pensando en posibilidades futuras que casi nunca se cumplen”, cuenta el director horas antes del estreno mundial de su película.

Desde que decidió dar rienda suelta a esa naturaleza irracional que le pedía rodar películas, Baño se ha forjado en los últimos diez años una familia en el cine, con un grupo de colaboradores con los que ha rodado un puñado de cortos, como Estereoscopia y Anacos, con los que ha paseado por festivales internacionales.

El cine en gallego cabalga en Locarno

La festividad de la Rapa das Bestas, en la cinta Trote de Xacio Baño

Locarno, que tiende a proteger a los cineastas por los que apuesta y también a mimar al cine español, como por ejemplo el de Albert Serra, ya ha proyectado en ediciones anteriores dos de los trabajos en corto de Baño. Él se siente cómodo en el clima puramente cinematográfico que construye el certamen suizo, “en su concepto de festival y de programación, donde se trata a todos por igual sin importar productoras o estrellas”, dice.

Trote es además el primer largometraje rodado de forma íntegra en gallego que competirá en septiembre en el Festival de San Sebastián, en la sección Zabaltegi-Tabakalera. Para Baño, solo existía esa posibilidad, porque “era la forma natural de ambientar esta historia”, defiende. “Hay que acostumbrarse a rodar en otras lenguas oficiales porque no es algo que lastre a una película y abre el cine a un mundo más plural”.

Aunque la Diputación de Pontevedra ha apoyado este proyecto, el cineasta ha visto cómo las subvenciones de la Xunta de Galicia al cine se han ido mermando a lo largo de los años. Ahora celebra que este hito cultural para la lengua y la cultura gallegas demuestre que “esas subvenciones generan economía e intercambio”.

Pero el éxito del primer largo de Baño es también del Festival de Cine de San Sebastián. Se gestó en la primera edición de su programa de residencias artísticas Ikusmira Berriak, que organiza junto l centro internacional de cultura contemporánea Tabakalera y la Escuela de Cine Elías Querejeta. A pesar de ser su apuesta personal, el certamen vasco no ha exigido que Trote se proyecte primero dentro de su programación. “Hay mucha generosidad artística en el festival de Donosti. No se matan por una première y, en nuestro caso, entendieron que era bueno para todos que pasara antes por Locarno”.

Más información