Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival de Locarno pone su firma para luchar por la igualdad

El presidente del certamen aprueba un manifiesto con el que promete garantizar la paridad y la inclusión en su programación y organigrama

festival de locarno
Proyección de la Piazza Grande de Locarno, el pasado 4 de agosto. EFE

La 71ª edición del Festival de Locarno está marcada por la igualdad y la lucha feminista. Hoy domingo, el certamen, representado por su presidente, el incombustible Marco Solari, firmó un manifiesto con el que se compromete a respetar la paridad, tanto a nivel de su programación como de su dirigencia. En el acto, estaban presentes varios representantes de SWAN (acrónimo de Swiss Women’s Audiovisual Network, la asociación que más luchó por esta medida), como la cineasta Ursula Meier. Tras Cannes, Locarno es el segundo festival cinematográfico de primer nivel que da este paso, lo que refuerza los cambios generados a raíz del estallido del caso Weinstein y el nacimiento del movimiento Me Too contra el acoso sexual.

La idea de SWAN nació tras comprobar que en Suiza los directores reciben hasta 40 millones de francos (34 millones) en subvenciones más que sus colegas mujeres, tal como explicó a los medios Laura Kehr, co-presidenta de la plataforma, nacida hace apenas dos años como una página Facebook. El manifiesto compromete al Festival de Locarno a respetar la paridad y la transparencia en su consejo de administración, o en los comités de selección. La idea es que “una mayor diversidad de miradas produce una mayor calidad cinematográfica”, en palabras de Meier. Las medidas aprobadas por Marco Solari son vistas como “justas y necesarias” por los profesionales del cine suizo, quienes esperan que festivales como Venecia o Berlín sigan ahora el ejemplo.

Ya en esta edición de Locarno, en realidad, varias cintas llevan nombres propios de mujer, o tratan cuestiones relacionadas con su universo. Estas van desde el documental Female Pleasure, que explora la sexualidad femenina en las diversas culturas y religiones, hasta la película turca Sibel, pasando por la rumana Alice T., de Radu Muntean. Todos filmes que giran en torno al combate de las mujeres en diferentes geografías de nuestro tiempo.

Cambio de dirección

Hay más cambios en Locarno. Carlo Chatrian, su director artístico desde hace seis años, ha sido nombrado en junio como nuevo director de la Berlinale. Un paso mayúsculo para este periodista y crítico cinematográfico italiano nacido en Turín hace 46 años, quien recibió la noticia con sorpresa. Chatrian asumirá su nuevo puesto en mayo de 2019. Desde ya, en Locarno se hacen quinielas para intentar saber quién le sucederá.

El festival se inició el pasado miércoles con la proyección en la Piazza Grande del filme francés Les Beaux Esprits. Protagonizado por Jean-Pierre Darroussin, el actor fetiche de Robert Guédiguian, la cinta narra en tono de comedia las desventuras del equipo paralímpico francés de baloncesto en los Juegos de Sydney, obligado a participar con jugadores 'normales' por falta de candidatos con IQ inferior a 70. Entre las películas de la Piazza (que son las que más posibilidades tienen de llegar a las pantallas comerciales) fue muy bien recibido el filme Was uns nicht umbringt (Lo que no nos mata…), obra coral que narra las vidas cruzadas y los desamores de varios alemanes en la cincuentena en el Hamburgo de hoy. En cambio, la superproducción The Equalizer 2, protagonizada por Denzel Washington, fue recibida con frialdad por un público poco dado a los excesos de hemoglobina y testosterona.

En cuanto a los candidatos al premio principal, el Leopardo de Oro, Locarno acoge 15 cintas llegadas de Asia, Europa y América. Si bien ninguna película española está en competición este año, el argentino Mariano Llinás presenta La Flor mientras Dominga Sotomayor propone la coproducción chileno argentina Tarde para morir joven. Aunque una película que parece desde ya contar con el favor de los especialistas es Diane, del realizador estadounidense Kent Jones. El ganador de Leopardo de Oro será hecho público el próximo sábado 11. Entre las estrellas internacionales presentes a orillas del Lago Maggiore destacan el actor Ethan Hawke, que llega este lunes, el realizador francés Bruno Dumont, o el escritor Emmanuel Carrère, miembro del jurado.