JAZZALDIA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Kenny Barron, el retorno del rey

El pianista estadounidense ofrece un sensacional concierto en San Sebastián con su nuevo quinteto

El quinteto liderado por el pianista Kenny Barron, el sabado por la noche en el Jazzaldia, en San Sebastián.
El quinteto liderado por el pianista Kenny Barron, el sabado por la noche en el Jazzaldia, en San Sebastián.Gari Garaialde (Redferns)
Más información

Ha llegado el momento de subir a Kenny Barron a la siguiente categoría. La más alta, aquella en la que se sitúan las grandes leyendas, esos pocos nombres que sobreviven de la tercera gran hornada de jazzistas que vivió en primera persona el bebop y el jazz de finales de los cuarenta y primeros de los cincuenta. Lee Konitz, Roy Haynes, Sonny Rollins y pocos más siguen aún con nosotros, algunos de ellos en activo, pero es el momento de que la siguiente generación encarne oficialmente a la aristocracia de la tradición del jazz.

Barron, que se estrenó a primeros de los sesenta junto a su hermano mayor —el extraordinario saxo tenor Bill Barron—, acaba de cumplir en junio 75 años, pero toca con la fiereza y la inventiva de un artista en su plenitud. Nunca ha dejado de ser así, en realidad: el pianista ha sido desde el principio de su carrera uno de esos músicos de talla intachable; de esos que, incluso en los días en que no deslumbran, tampoco defraudan.

En su triunfante regreso al Heineken Jazzaldia, Barron presentaba un flamante nuevo disco que recupera el espíritu de sus quintetos de los ochenta junto a músicos como John Stubblefield, Wallace Roney, Eddie Henderson, Cecil McBee o Victor Lewis, aunque ahora su quinteto es una versión ampliada del trío que lidera desde hace años junto a Kiyoshi Kitagawa y Johnathan Blake, completada por el saxofonista Dayna Stephens y el trompetista Jeremy Pelt (sustituto en esta gira del titular, Mike Rodriguez). Una formación de élite, no tanto por la popularidad de sus protagonistas, sino por su enorme calidad.

Ante un Kursaal a rebosar, el quinteto ejecutó un concierto redondo, no solo a nivel interpretativo, sino en cuanto al planteamiento y desarrollo de los temas de un repertorio extremadamente equilibrado. En una progresión lógica en la que la banda se recreó a placer, el concierto se abrió con una versión del Be-Bop de Dizzy Gillespie —uno de los primeros mentores de Barron—, continuó con un original de su nuevo Concentric Circles, pasó por el blues con una inspirada reinterpretación del archiconocido Footprints, de Wayne Shorter, volvió al nuevo disco para su particular acercamiento a la música brasileña mediante el Aquele Frevo Axé, de Caetano Veloso, concluyó invocando a su adorado Thelonious Monk con Well You Needn’t y agasajó a la audiencia con Baile, un bis extraído también del nuevo álbum. En solo un puñado de temas, extendidos de forma coherente y justificada, Barron y su grupo recorrieron multitud de territorios sin abandonar el campo de juegos de un jazz ortodoxo que, con solistas de esta categoría, da mucho de sí.

Los cinco músicos estuvieron soberbios y muy compenetrados, con especial mención para Pelt, que sigue siendo uno de los más brillantes depositarios de la herencia de músicos como Woody Shaw o Freddie Hubbard, el extraordinario baterista Blake, que muestra un control de las dinámicas fuera de lo común, y el propio Barron, que en todos sus solos tocó con gusto y un lenguaje rico y ocurrente.

Que la ortodoxia jazzística puede aún abrigar música excitante está claro, pero no es tan habitual escuchar un concierto sin fisuras ni zonas grises, aunque sea de mano de grupos de este nivel. Y Barron, un pianista que desde el principio de su carrera ha sido respetado y admirado como uno de los grandes continuadores de la escuela de Hank Jones y Tommy Flanagan, hoy es el máximo exponente de la misma. Un músico irrepetible en un momento artístico muy dulce que, tras seis décadas de actividad constante, es ya una de las más grandes leyendas vivas del jazz.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción