Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sacha Baron Cohen ridiculiza en su nueva serie, ‘¿Quién es América?’, a los defensores de las armas

El cómico estrena la serie este domingo y ha avanzado varios minutos de un capítulo en el que logra el apoyo de políticos a un programa ficticio para armar a niños en guarderías

Sacha Baron Cohen.
Sacha Baron Cohen. AP

Disfrazado de experto anti-terrorista israelí, Sacha Baron Cohen se encuentra con Philip Van Cleave, un apologeta americano del libre acceso a las armas, y consigue conducirlo a un sima del absurdo. Van Cleave se traga el engaño, no reconoce al actor y apoya un programa del tal experto israelí para armar a niños de tres años en las guarderías de Estados Unidos.

No solo eso. El delirio que construye Baron Cohen toca su cumbre con la elaboración de un anuncio de televisión para vender a chiquitines armas adornadas como peluches animales. Productos como Puppy Pistol –Cachorrito pistola– o el Uzicornio –combinación de unicornio y el subfusil israelí Uzi–, este último especialmente ideado "para las niñas". Van Cleave, tan cómodo como si presentase un nuevo modelo de mochila escolar o de lapicero, le explica a los más pequeños de la casa que las armas sirven para poner a la gente mala a dormir "una larga siesta" y les enseña la manera de introducir correctamente un cargador de balas en "la barriguita" del Cachorrito pistola.

Who is America? (¿Quién es América?) es la nueva serie de siete capítulos de Baron Cohen (Hammersmith, 1974). Se estrena este domingo en Estados Unidos a través del canal de cable Showtime. La escena de Van Cleave es parte de un avance del primer episodio y muestra la carga de sátira social que trae.

Antes de estrenarse ya se ha ganado el odio, por ejemplo, de la excandidata a vicepresidenta Sarah Palin, que ha dicho que el cómico británico está "realmente enfermo" por haber tratado de hacerse pasar ante ella por un exmilitar lisiado. En otras imágenes adelantadas por Baron Cohen se ve al exvicepresidente Dick Cheney firmando un kit para waterboarding –ahogamiento simulado; una técnica de tortura usada bajo su gobierno por la CIA– con la sonrisa satisfecha de un fubolista que firma un balón a un crío. El exjuez de la Corte Suprema de Alabama Ray Moore ha sido otra de las víctimas del cómico y ha amenzado con denunciarlo en los tribunales por embustero. De todos modos, en su carrera Sacha Baron Cohen ha vivido reacciones peores a sus gracietas. El excantante de Oasis Liam Gallagher expresó una vez su deseo de "apuñalarle los ojos".

Con esta serie Baron Cohen –candidato al Oscar como mejor guión y Globo de Oro al mejor actor por Borat (2007)– ejecuta esta idea que venía rumiando hace un tiempo: “Si quieres arriesgarte, el lugar es la televisión", dijo en 2016. "Hollywood ha perdido el sentido del humor". Su última película, Agente contrainteligente (2016), fue un sonoro fracaso en los cines estadounidenses.

En el avance del capítulo sobre los defensores de las armas, el cómico británico entrevista caracterizado como el coronel israelí Erran Morad a políticos como a los congresistas republicanos Dana Rohrabacher y Joe Wilson o al lobista Larry Pratt. Todos apoyan su plan de armas a los niños en las guarderías. Pratt destaca que lo mejor de los infantes de tres o cuatro años es que no tienen noción de lo "políticamente correcto" y "simplemente" disparan.

El excongresista republicano Joe Walsh cae en la trampa de Baron Cohen de modo estrepitoso y desea ante la cámara a los niños un "feliz tiroteo".

Este sábado, Walsh salió a poner excusas antes del estreno de la serie. Dijo que le hicieron leer un teleprompter sin haber visto antes el guión y pensó: "Bueno, esto es un poco loco, pero es Israel e Israel sabe defenderse". A la postre supo que le habían tomado el pelo. Ahora, Walsh asegura que no le parece buena idea armar a los nenes en las guarderías, aunque reconoce que Baron Cohen le resulta "un tipo simpático que hace que la gente diga cosas estúpidas".

Baron Cohen ha estado el último año trabajando en su regreso con ¿Quién es América?. Sin haberla estrenado, ha hecho un ruido considerable. Sus siete capítulos prometen volver a poner a este antiguo estudiante de Historia y amante de los Monty Python en el corazón del barullo mediático.