Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las multinacionales golpean a la SGAE al retirar su catálogo internacional

Los grandes sellos editoriales dan el primer paso para abandonar la entidad como protesta contra su gestión, el "maltrato" recibido y un reparto que consideran “injusto”

SGAE
Bruce Springsteen en el Bernabéu en 2016.

Se ha abierto la veda. En un movimiento sin precedentes, las grandes discográficas han dado el primer paso para abandonar la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), sacudida por la investigación judicial en algunos de sus socios por supuestos casos de corrupción y sumida en una guerra interna que amenaza con paralizar la entidad. Según ha podido saber EL PAÍS de las propias compañías, los principales colosos editoriales de la SGAE han solicitado oficialmente la retirada de su repertorio internacional ante “el maltrato” de su gestión en lo referido a los derechos en la televisión.

La recaudación por estos derechos editoriales asciende a casi 30 millones de euros

Warner/Chappell, Sony ATV, Universal Publishing, BMG y Peermusic enviaron el pasado viernes distintas cartas que incluían un mismo mensaje de despedida. Pedían retirar un catálogo que representa casi el 60% de los derechos de radiodifusión en España y que incluye a artistas como Bruce Springsteen, los Rolling Stones, Lady Gaga, Radiohead, Jay-Z, Enrique Iglesias, Beyoncé, Led Zeppelin, Juanes o Buena Vista Social Club, entre otros cientos. De esta forma, la SGAE, que ha asegurado a este periódico no tener noticia aún de esta solicitud, ya no podrá recaudar por la emisión en antena o en televisión de las canciones de muchas de estas estrellas cuya recaudación por derechos editoriales asciende a casi 30 millones de euros, llegando a representar más de un 12% de los 246 millones de recaudación total de la entidad en el último año. En cualquier caso, la marcha no se haría efectiva hasta el 1 de enero de 2019, ya que la ley obliga a un preaviso de seis meses.

Los gigantes editoriales denuncian la gestión dañina de la entidad y un reparto que tachan de injusto, en el que los grandes nombres de la música recaudan mucho menos que los miembros de la llamada rueda, un presunto fraude que investiga la justicia, por el que varios socios de la SGAE y directivos de televisiones se embolsaban millones gracias a las canciones emitidas de madrugada, muchas de ellas con falsos arreglos o autorías inventadas. Estos temas llegaron a suponer el 70% de los ingresos que la entidad recibía de las cadenas, pese a alcanzar apenas el 1% de la audiencia. “Nuestro repertorio, en cambio, recibe cerca del 1% de la recaudación. Es un chiste”, denuncia Santiago Menéndez Pidal, director general de Warner/Chappell para España y Portugal.

Lady Gaga en la entrega de los premios MTV en 2018.
Lady Gaga en la entrega de los premios MTV en 2018. FilmMagic

Las conocidas como majors aseguran que cada una actúa por su cuenta, aunque la sincronía de su iniciativa y de sus respuestas ofrece indicios de lo contrario y puede causar un efecto dominó en el resto de discográficas independientes, tal y como diversas fuentes han confirmado a EL PAÍS y que también han mostrado su rechazo a la gestión de la SGAE. Todos los grandes sellos coinciden en que se han visto obligados a emplear este último recurso. Juran que no querrían dejar la SGAE y que si las cosas cambiasen antes de enero de 2019 tal vez reconsideren su decisión. “Para que nos quedemos, hace falta que la gente que ha traído la corrupción a esta casa ya no esté. Que se vaya el presidente, José Miguel Fernández Sastrón, y que los músicos estén representados en los órganos de gobierno por músicos de verdad y no por la rueda”, ataca Rafael Aguilar, presidente de Peermusic para la región latina. De alguna manera, esta medida refuerza la presión sobre el Ministerio de Cultura, al que cada día más voces internas y externas piden que intervenga la entidad. 

¿Qué pasa ahora con los derechos?

A la espera de que el Ministerio de Cultura decida o no actuar ante esta nueva crisis abierta en la SGAE, esta retirada del repertorio internacional, también conocido como anglosajón, se antoja como un primer paso de un proceso lento de salida de la la entidad de gestión por parte de las discográficas, que podrían más adelante retirar el repertorio nacional y que ya hace años sacaron de la entidad los derechos por la difusión digital, mucho menos cuantiosos. Su recaudación por estos derechos editoriales puede quedar en el limbo durante al menos un año y de ahí que quieran probar cómo funcionaría esta “descolonización” de una de las categorías de derechos que gestiona la SGAE, que también vela, entre otros, por la recaudación de los conciertos o de la música emitida en los bares. A partir del próximo enero, se plantean gestionar estos derechos a través de una entidad extranjera, después de que un Real Decreto aprobado en abril abrió el derecho de autor al libre mercado en Europa, o contribuir al nacimiento de un nuevo organismo privado en España que se encargue de sus artistas, haciendo competencia directa a la entidad presidida por Sastrón. Esta última opción es a priori más complicada por la falta de expertos en la materia en España fuera de la SGAE. Fuentes consultadas por EL PAÍS afirman que las multinacionales ven con muy buenos ojos contratar los servicios de una conocida entidad italiana para controlar el repertorio internacional. El objetivo podría ser que retirar la gestión de la mayoría del resto de derechos en el plazo de cinco años.

La SGAE, que vio cómo hace casi un año más de 150 músicos, entre ellos Alejandro Sanz, Pablo Alborán, Amaral o Rosendo se declararon “víctimas de fraude”, suma así otro capítulo a sus caóticas andaduras, y un nuevo enfrentamiento entre las multinacionales de la música y Sastrón. Hace apenas dos semanas, el presidente vio como un 60% de los socios rechazaba su gestión, las cuentas de la entidad y una polémica reforma de los estatutos que él mismo defendió. Las discográficas, entre otros opositores, pidieron su dimisión pero el mandatario optó por el camino contrario: seguir al frente y preparar un nuevo intento de aprobar sus propuestas, antes de convocar elecciones en diciembre. Las multinacionales lo han considerado como la gota que ha colmado el vaso y han desafiado a Sastrón con esta retirada del repertorio, aunque su choque frontal viene de mucho más lejos. El presidente echó a tres editores de las multinacionales de la junta directiva, después de una sentencia sobre su conflicto de intereses. Estos recurrieron pero la justicia falló en contra de su reincorporación. A la vez, las discográficas recuerdan que sobre la SGAE pende una posible sanción de Cisac (la organización que reúne a las principales entidades de gestión del mundo) y que la entidad ya perdió otros repertorios tan poderosos como los del cine británico y estadounidense.

Ahora, la veda está abierta y la pérdida de la mayoría de los artistas más escuchados y conocidos del mundo supone una nueva herida profunda, tal vez mortal, para la estabilidad y las cuentas de una entidad instalada desde hace años en la agonía. En el caso de funcionar bien este desafío de las grandes discográficas, puede ser el primer y crucial paso para que la SGAE acabe convertida en una sociedad residual.