Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura paraliza la fusión del Teatro Real con la Zarzuela

José Guirao detiene el Real Decreto aprobado por el PP por los problemas laborales de la plantilla

El ministro de Cultura, José Guirao (en el centro), durante su visita al Archivo de Indias en Sevilla. En vídeo, declaraciones de Guirao.

El Ministerio de Cultura frena en seco la fusión trazada por el Ejecutivo anterior del PP para el Teatro Real y el de la Zarzuela. El ministro, José Guirao, ha avanzado esta mañana en Sevilla que suspenderá sine die el Real Decreto recién aprobado por el anterior Gobierno.

“Al margen de la bondad o no del proyecto, que habría que seguir pensando un poco, lo que estaba en marcha tiene un problema al que soy bastante sensible: no estaba resuelto cómo se integraban los trabajadores de la Zarzuela, que son más de cien personas. Si los temas laborales no están resueltos, a la gente no les puedes pedir fe ciega”, ha matizado Guirao tras visitar el Archivo General de Indias en la capital andaluza.

Guirao ha aclarado que el problema laboral, que debe resolver el Ministerio de Administraciones Públicas, puede ser un escollo que eche por tierra el planteamiento de su antecesor, Íñigo Méndez de Vigo, con un proyecto lírico común para ambos escenarios.

“Una cosa es lo que piense Cultura y otra [el Ministerio de] Administraciones Públicas, que tiene las competencias sobre el personal. El problema básico es la grave complicación de la incertidumbre para los trabajadores, sin una seguridad por parte de Administraciones Públicas". Guirao ha esgrimido dos razones para la paralización: "Porque [este asunto] no se le había planteado antes a Administraciones Públicas y porque no hay tiempo para ello, dado que el decreto de fusión entra en vigor el mismo día que los Presupuestos Generales, que va a ser enseguida”. Y los trámites y procedimientos para poner de acuerdo a ambos ministerios llevarían meses, ha matizado el ministro.

Guirao se reunió ayer con el director del Teatro Real e impulsor de la fusión, Gregorio Marañón, y el de la Zarzuela, Daniel Bianco, y esta tarde se sentará con los sindicatos, tras lo que transmitirá la decisión tomada de manera oficial a los medios de comunicación. Fuentes del ministerio matizan que el traslado de los trabajadores de la Zarzuela tenía pocos visos de prosperar en caso de que los sindicatos denunciaran el asunto ante los juzgados de lo Social.

Los trabajadores de la Zarzuela exigen volver a su estatus dentro del Ministerio de Cultura y no en el marco de una fundación, como decidió por decreto el Gobierno del PP. El teatro dependiente del Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (Inaem), del Ministerio de Cultura, pasaba a integrarse, según el diseño del anterior Gobierno, en la plataforma que gestiona el Real y que cambiaría de nombre para denominarse Fundación Nacional del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela.

Nada más ser elegido al frente del ministerio, Guirao ya aseguró a EL PAÍS que iba a sosegar el tema porque había que "madurarlo más".

Marañón defendía que la fusión solo significaba volver al punto de partida, cuando se creó la fundación en 1995, antes de que el Real se inaugurara en 1997, ya que los estatutos fijaban la unión de ambos teatros bajo una misma gestión. Sin embargo, la Zarzuela volvió al ministerio poco después, tras la llegada de Aznar al poder en 1996. Veintidós años después el PP ha querido recuperar la fusión, pero ahora el Ejecutivo socialista ha frenado los planes.

Sobre la bajada del IVA para la cultura, Guirao ha expresado cautela: “En mi toma de posesión me erigí en portavoz del sector de la cultura, que reivindica la reducción del IVA. En la subcomisión del Congreso ha habido afortunadamente consenso entre los cuatro partidos sobre diversas cuestiones, la fiscalidad incluida. Y ese consenso es una magnífica base para desarrollar medidas. Esto es una historia de siempre: llega alguien nuevo a Cultura y habla del IVA y de la Ley de Mecenazgo, a pesar de que pertenecen a Hacienda (…) En la medida en que haya consenso, conseguiremos cosas”, ha opinado.

Esta mañana Guirao, recién llegado al ministerio tras la dimisión de Màxim Huerta, y que fue director general de Bienes Culturales de la Junta andaluza en 1988 con solo 29 años, ha tendido la mano con tono conciliador a los Gobiernos regionales para potenciar la colaboración entre todas las Administraciones. “El ministerio tiene que ser respetuoso con el Estado autonómico. La cultura está descentralizada y el ministerio no puede llegar invadiendo terrenos de cada autonomía”. El ministro ha visitado esta mañana la próxima exposición sobre Murillo en el Archivo de Indias, que contará con tres cuadros del pintor sevillano procedentes de la Real Academia de Bella Artes de San Fernando.

Más información