Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
71º Festival de Cannes

La furia de Spike Lee arrolla a Trump y al Ku Klux Klan

El director insulta al presidente de EE UU en la presentación de 'BlacKkKlansman', la historia de un policía negro que se infiltró en el movimiento racista

Spike Lee este martes en Cannes.
Spike Lee este martes en Cannes. Getty

Spike Lee ya ha cumplido 61 años, pero no significa que haya caído en la tibieza. Ni mucho menos que haya cambiado de ideas. La presentación ante la prensa de su nuevo trabajo, BlacKkKlansman, ha mostrado a un Lee combativo, cabreado, que ha decidido "no decir siquiera el puñetero nombre" de Donald Trump y usar en cambio la expresión “hijo de puta” para mencionar al presidente de los Estados Unidos. Porque BlacKkKlansman ilustra una curiosa historia, la de Ron Stallworth, un joven policía afroamericano de Colorado que, durante la presidencia de Nixon, logró infiltrarse en el Ku Klux Klan, gracias a su labia por teléfono y a que un compañero blanco (curiosamente, judío) le sustituía en las reuniones presenciales. Incluso llegó a conocer a David Duke, el Gran Maestro del KKK.

La historia ocurrió, y cuando Lee ya había acabado de filmar este homenaje al género blaxploitation –películas de acción de los sesenta y setenta destinadas a los afroamericanos, y que crearon sus propios héroes, como Shaft– algo pasó: “La película tenía otro final, pero puse la tele, y vi en la CNN el atropello en Charlottesville [agosto de 2017]. Supe que había que contarlo. Hablé con la madre de la asesinada, Heather Heyer, y me dio su bendición para que apareciera en la película”. Al cineasta le dolió tanto el atropello como lo que ocurrió durante los días posteriores: “Después de Charlottesville, ese hijo de puta [Trump], que define el momento no solo para EE UU sino para todo el mundo, tuvo la ocasión de decir que apoyamos el amor y no el odio. Y el hijo de puta no denunció ni a los cabrones del Klan, ni a la derecha radical ni los hijos de putas de los nazis”. Así que decidió añadir ese epílogo, que recalca además lo cercanos que están los sentimientos que se muestran en la película. “Estados Unidos se construyó sobre el genocidio de los nativos y la esclavitud. Así se fabricó EE UU. Como dice mi hermano Jay-Z: hechos”. Y entre esos hechos está el renacer del KKK y, por cierto, de David Duke, uno de los personajes secundarios de BlacKkKlansman.

Para el cineasta, la situación se repite en otras partes del mundo: “Pedimos a nuestros líderes que nos dirijan y que tomen decisiones morales. Por desgracia, no solo ocurre en América sino que esa mierda pasa en todo el mundo. No es un problema de negros o blancos, sino mundial. Todos vivimos en el mismo planeta. Y ese tipo, el de la Casa Blanca, tiene el código nuclear. Y además están el de Corea del Norte y el de Rusia. Joder, ¿qué está pasando?”. De paso, en la película los miembros del KKK repiten dos frases que décadas después han sido lemas de Trump: "América primero" y "América, para los americanos".

Estados Unidos se construyó sobre el genocidio de los nativos y la esclavitud. Así se fabricó EE UU. Como dice mi hermano Jay-Z: hechos

Por eso, para Lee, BlacKkKlansman es algo más que cine. “Para mí es una llamada para que nos despertemos, en estos momentos en que la mentira se anuncia como verdad. Me da igual lo que digan los críticos. Sé que estamos en el lado correcto de la historia con esta película. Y perdónenme mi lenguaje, pero la mierda que estamos sufriendo me empuja a maldecir”.

Aunque la historia se desarrolle hace más de cuatro décadas, Lee apuesta por su éxito: “Como director debo conectar con el espíritu del público actual. Somos contadores de historias. Y además me rodeo de grandes artistas. Es como los deportes, en el cine solo ganas si has hecho el trabajo de equipo. Hacer cine es un trabajo de colaboración. Soy mayor, tengo 61 años, hacer una buena película es un milagro”.

Me da igual lo que digan los críticos. Sé que estamos en el lado correcto de la historia con esta película

Para el cineasta -que ha pedido que no hubiera más preguntas para él y sí para sus actores, tras lo cual ha seguido hablando y hablando- en Europa también tenemos que estar atentos a lo que ocurre: “Fíjense en cómo tratamos a los emigrantes en todo el planeta, así que la mierda no es solo de América”. Y acerca de uso continuo de la palabra nigger en el filme, un término muy despectivo, ha asegurado: “Las palabras pueden estar llenas de odio. Cierto, pero la manera en la que habla la gente en mis películas es como habla la gente en el mundo. Y no solo sobre los negros, sino también sobre los judíos. Cualquiera que piense que el Klan odia a los negros y no a los judíos necesita despertarse. Los judíos son los segundos en la lista del Klan”. ¿Queda lugar para la esperanza? “Yo creo en la esperanza. Haz lo que debas es un filme esperanzador. Pero no soy ni ciego ni sordo, así que pienso que puedes tener esperanza y a la vez preocuparte con lo que está pasando".