Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ampliación imposible de la colección Frick

El museo presenta su quinto intento de restaurar y expandir su emblemático edificio, tras cuatro fracasos anteriores

Una imagen del proyecto de ampliación de la colección Frick.
Una imagen del proyecto de ampliación de la colección Frick.

La Frick Collection vuelve a intentarlo con un nuevo proyecto para restaurar y ampliar su museo en la Quinta Avenida. El plan, que busca aumentar el espacio para exponer el arte del museo y atender a la demanda creciente que generan sus programas culturales, está valorado en 160 millones de dólares (130 millones de euros). La segunda planta, donde vivía la familia Frick, se abrirá por primera vez al público.

El diseño presentado es de la firma de arquitectura de Annabelle Selldorf y permitirá ganar un 30% más de espacio. Se trata en realidad el cuatro intento que realiza el museo para expandir la antigua residencia de Henry Clark Frick, situada entre las calles 70 y 71 frente a Central Park. El anterior plan de Davis Brody Bond, en 2014, se enfrentó a una fuerte oposición porque eliminaba el jardín de Russell Page y acabó cancelado.

Esta vez, sin embargo, se conserva y se utiliza como punto de partida. Este espacio tan querido por los fieles al museo se podrá ver desde los nuevos componentes que se incorporarán a la estructura, que incluye un auditorio con enormes ventanales que tendrá capacidad para acoger 220 personas. Se renovará también la entrada principal y se incluirá una nueva planta sobre la recepción.

Otra imagen del proyecto de ampliación del museo Frick.
Otra imagen del proyecto de ampliación del museo Frick.

El plan contempla también la creación de un nuevo centro educativo, para acomodar a los grupos de estudiantes que cada año visitan este museo tan íntimo en el fervor de Manhattan. Los trabajos está previsto que arranquen en algún momento dentro de dos años y, además de expandir el espacio para las muestras, incluyen nuevos laboratorios. Llevará dos años completar la obra.

El objetivo, explican los gestores del museo, es “honrar” el legado arquitectónico del edificio y “su carácter único”. “Ofrecerá un acceso sin precedentes a la residencia y preservará la experiencia íntima del visitante”, añaden. No se precisa en este momento si tendrán que cerrar por completo durante la reforma ni dónde trasladará la colección que se vea afectada temporalmente por la construcción.

La Frick Colletion, junto al Meadows Museum, acoge desde final de enero hasta el 22 abril una muestra del pintor sevillano Francisco de Zurbarán, protagonizada por 13 retratos de tamaño natural que representan a Jacob con sus 12 hijos. Doce de las pinturas que integran la serie fueron cedidas por el palacio episcopal de Auckland Castle. Es una de las colección más importantes fuera de España.

El museo neoyorquino duplicó su colección desde que abrió al público en 1935. La ampliación, por tanto, es “una necesidad”. Ya se intentó en 2001, después en 2005 y más tarde en 2008. El proyecto se presentará durante los próximos meses a las diferentes organizaciones que en la ciudad de Nueva York velan por la preservación de los edificios históricos, para obtener la luz verde.