El festival de Cannes prohíbe los selfis en la alfombra roja

El director del certamen, Thierry Frémaux, lanza un plan para proteger las proyecciones de gala

El director argentino Pablo Trapero (centro) se saca un selfi en la alfombra roja del festival de Cannes en 2014.
El director argentino Pablo Trapero (centro) se saca un selfi en la alfombra roja del festival de Cannes en 2014.WILD TALES

Se acabaron los selfis en la alfombra roja del festival de Cannes. El director del certamen, Thierry Frémaux, llevaba años buscando en balde la manera de prohibir una práctica cada vez más común, y que, sin embargo, él considera “ridícula y grotesca”. Al fin, tras dejar clara su molestia en varias ocasiones, lo ha conseguido. Junto con el presidente del festival, Pierre Lescure, han decidido “vetar totalmente” los selfis en la alfombra roja de la 71ª edición, que se celebrará entre el 8 y el 19 de mayo. Así lo ha declarado el propio Frémaux en una entrevista con la revista Film Français.

Más información
Todo sobre el festival de Cannes

El director de Cannes asegura que la moda del selfi (la práctica de sacarse fotografías a uno mismo), genera “un desorden inoportuno”, que interfiere con la experiencia del festival y de su alfombra roja, tal y como recoge The Hollywood Reporter. Frémaux defiende que tanto selfi trivializa la grandeza de Cannes, a la vez que ralentiza la circulación de las estrellas en los momentos previos a las proyecciones de gala y provoca que la gente se amontone para tratar de aparecer en la fotografía que se esté sacando algún divo.

De golpe, Frémaux ha conseguido aprobar varias medidas que llevaba tiempo deseando. Así, otro pilar del plan para devolver más prestigio a la alfombra roja de Cannes es un cambio en su calendario y sus horarios. Actualmente, las proyecciones de gala, a las que asisten los protagonistas de los filmes en cuestión después de desfilar por la alfombra roja, se celebran por la tarde (a las siete y a las diez), cuando la prensa ya ha podido ver la misma película por la mañana. Es decir, aunque sea por pocas horas, ya no se trata del estreno mundial de esa obra.

A partir de ahora, los pases coincidirán: la proyección de gala de las siete se celebrará a la vez que otra para la prensa. En el caso de las 10 de la tarde, en cambio, se dará prioridad al visionado para las estrellas. Los periodistas tendrán que esperar al día siguiente para descubrir la película.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS