Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo de Santander veta la ‘Carmina Burana’ de La Fura dels Baus porque iba a representarse junto a un monasterio

La obra iba a ser representada en el aparcamiento del Monasterio de Santo Toribio de Liébana el 14 de abril

Imagen del espectáculo 'Carmina Burana'.rn
Imagen del espectáculo 'Carmina Burana'. Europa Press

“Es una obra que escandaliza a los creyentes, no se puede representar al lado de un monasterio”. El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, execra con esa contundencia la Carmina Burana del grupo La Fura dels Baus, programada por el Gobierno de Cantabria como cierre del Año Santo Lebaniego. El espectáculo, anunciado desde hace meses, iba a desarrollarse en una gran plaza habilitada con dinero público ante el monasterio que regenta la orden franciscana en Santo Toribio de Liébana a los pies de los Picos de Europa, a unos dos kilómetros de Potes (Cantabria). El Ejecutivo regional también ha hecho cuantiosas inversiones en el complejo eclesiástico y, sobre todo, para mejorar y ampliar los accesos al lugar.

El prelado santanderino anunció el veto a la Carmina Burana de La Fura esta mañana en la Cope, la emisora de la Conferencia Episcopal. “Han de rectificar y buscar otro lugar. La obra supone una falta de respeto a la libertad de creencias. No se puede representar justo a la puerta de un monasterio que contiene un reliquia tan preciosa como es el Lignum Crucis”. Reconoció, en cambio, que no podía oponerse “a que lo hagan en otros ámbitos y lugares”.

A media tarde, ningún portavoz del Ejecutivo que preside el regionalista Miguel Ángel Revilla en coalición con el PSOE había reaccionado a la decisión del obispado. Sí lo hizo el productor del espectáculo, Lope García. “Lamento la censura de la Iglesia y que dé la espalda a esta manifestación cultural”, dijo.

Lo que sí ha anunciado la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, responsable última de la programación de los eventos mediante una llamada Sociedad Año Jubilar Lebaniego, es retrasar un mes la clausura civil del jubileo, en dos sesiones, el 11 y 12 de mayo, trasladándolas a la plaza de la Torre del Infantado, en pleno centro de Potes.

La Fura dels Baus toma como punto de partida de su espectáculo la cantata Carmina Burana compuesta en 1936 por el alemán Carl Orff (Munich. 1895-1981) sobre una colección de poemas de los siglos XII y XIII que se conservaron en la abadía de Benediktbeuern, en Baviera, actualmente en la Biblioteca Estatal de Baviera. Buena parte de los poemas, de un total de 300, fueron escritos en latín por frailes que ensalzan el placer de vivir, el amor carnal y el goce de la naturaleza, con una mirada satírica hacia los estamentos sociales y eclesiásticos de la época.

Se conoce como Año Lebaniego a cada año en el que el 16 de abril, festividad de Santo Toribio, cae en domingo. Es junto a Santiago, Roma, Jerusalén y Caravaca de la Cruz uno de los cinco lugares en el mundo en el que se celebra años santos. La tradición data de 1512, cuando no se concebía peregrinar a Santiago de Compostela sin pasar por Liébana. La de este año es su 73 edición.

El primer evento de este jubileo se celebró en abril del año pasado, a cargo del conocido como “el padre de la música electrónica’, el francés Jean-Michel Jarre, que llenó con 6.000 personas la plaza ahora denegada por el obispo para la clausura. Otro de los espectáculos, celebrado esa vez en Santander, estuvo a cargo de Enrique Iglesias.

Más información