Carmina Burana, versión Fura

150 personas participan en el montaje de la obra que podrá verse en L'Auditori de Barcelona hoy y mañana

Desde que en 1938 el compositor Carl Orff pusiera música al Carmina Burana, un texto medieval que canta a la vida, al placer y al sexo, la composición se convirtió en uno de los hits de la música clásica de todos los tiempos. Ahora, La Fura dels Baus ha dado una vuelta de tuerca a la obra y ha creado una "cantata escénica" en la que coro y cantantes deambulan y vuelan sobre el escenario en el más puro estilo furero.

Estrenada el pasado agosto en la Quincena Musical de San Sebastián, el montaje reúne sobre el escenario a 150 personas entre los cantantes del Orfeón de Pamplona y los músicos de la orquesta de Castilla y León creando una "experiencia sensorial para todos los públicos cercano a las fiestas mediterráneas en las que no falta el perfume, el vino, el amor y la pasión" según Carlus Padrissa, director de la Fura.

La obra, con un presupuesto de 500.000 euros, podrá verse mañana y pasado en L'Auditori de Barcelona y luego viajará a San Petersburgo, Montpellier y a varias ciudades de Italia, con la voluntad de alcanzar las 100 representaciones.

Padrissa ha explicado que la obra se trata de "una pieza ideal" para acercar a nuevos públicos al teatro, con una música "muy fácil, que quiere ser escenificada". Para demostrarlo ha sacado un teléfono móvil en el que tenía grabada la obra y encima de la música ha superpuesto su grave voz: "Esto es Documentos TV" y "¿Dónde está el dinero del Palau?", en referencia a los hechos que ha vivido este centro musical catalán en los últimos meses.

Sobre este tema, Josep Maria Prat, director de Ibercamera y de la agencia Camera, productora del espectáculo, ha abogado por un "cambio radical de modelo en el Palau de la Música tras la destitución de la cúpula encabezada por Félix Millet" y ha pedido a los poderes públicos "que no controlen la música, y el arte, para que adquiera su máxima expresión".

Prat aseguró que en Barcelona "tras la etapa en la que se han construido grandes infraestructuras toca ahora encontrar la excelencia y hacer que la ciudad recupere su papel de referencia dentro de la música". Según Prat, a principios de siglo XX existían en Barcelona siete teatros que programaban ópera y que aquí fue el segundo lugar del mundo en el que se representó el Parsifal de Wagner. "Ahora no sería posible", afirmó.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50