Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marca España será Marca en español

Méndez de Vigo anuncia que el Gobierno reorienta la iniciativa diplomática hacia el idioma y la oposición lo critica por poco inclusiva con los países Iberoamericanos

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, durante su comparecencia hoy a petición propia en la Comisión de Cultura para informar sobre el programa 'El español, lengua global'.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, durante su comparecencia hoy a petición propia en la Comisión de Cultura para informar sobre el programa 'El español, lengua global'. EFE

Buscaba consenso y salió un poco decepcionado por las reacciones de sus señorías. El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, también portavoz del Gobierno, presentó este martes en la comisión de Cultura del Congreso la iniciativa El español como lengua global. Quiso hacerlo a petición propia después de que el presidente Mariano Rajoy adelantara la estrategia el pasado 24 de enero en el Museo Reina Sofía, pero a la oposición le pareció, entre otras cosas, un proyecto aun verde y poco inclusivo respecto a sus aliados naturales: los países iberoamericanos.

Sí anunció Méndez de Vigo que toda la acción dependerá del Alto Comisionado para la Marca España, a su vez adscrita a Presidencia del Gobierno. De hecho, dijo, “se trata de reformularla y reorientarla como tal”. Pero no ofreció ningún detalle acerca del presupuesto. No salió una cifra de su boca. Cero. Sí que se trata de favorecer y alentar la cultura y la presencia dentro del mundo digital en español.

Según el ministro, la nueva dirección contiene tres ejes: “El español como producto, como soporte y como mercado”. El primero busca revalorizar la enseñanza del idioma junto al Instituto Cervantes; el segundo, fomentar los contenidos de creación así como la programación de tecnologías y, por último, el tercero, el intercambio efectivo dentro del área de crecimiento económico del español.

Para empezar, según el miembro del Gobierno, “2019 será declarado el año del español”. Sobre todo para su dimensión tecnológica: “Debemos impulsarlo como idioma de conocimiento y de tecnología”, aseguró. Pero la iniciativa cubrirá, según él, otras áreas educativas, como las becas Erasmus Plus, orientadas a Iberoamérica.

Como el contexto influye, Méndez de Vigo se encontró con una oposición poco colaborativa. Félix Álvarez, de Ciudadanos, le reprochó, “con perplejidad”, dijo, que se presentara con un proyecto, a su juicio, “grandilocuente pero tristemente vacío”. Así como que no contara claramente con socios americanos: “España debe liderarlo, pero no monopolizarlo”. El tenso ambiente entre PP y Ciudadanos empañó la comparecencia y Méndez de Vigo reprochó al portavoz un tono, según él, “hosco y antipático”.

Incluso el portavoz de Podemos, Eduardo Maura, se mostró más conciliador que su colega de Ciudadanos. A Maura no le gustó esa actitud paternalista hacia países que comparten la misma lengua, ni tampoco que Méndez de Vigo presentara la globalización en términos fundamentalmente económicos: “Usted alude a clientes, no a hablantes. Debe repensar el proyecto en clave más abierta, democrática y plural. No solo de consumo”.

José Andrés Torres Mora, del PSOE, si bien admitió las buenas intenciones del Gobierno en el asunto, considera el proyecto muy mejorable en su concreción e improvisado. Para empezar, en términos de presupuesto. “¿Cuánto cuesta?”, preguntó, sin obtener finalmente respuesta más allá de que será incluido en los presupuestos de 2018.

Otro frente que salpicó la iniciativa fue el nacionalista. Pocos días después de que el propio Méndez de Vigo lanzara tras el último consejo de ministros el anuncio de la normalización lingüística en Cataluña, Sergi Miquel, diputado del Grupo Mixto, no pudo eludirlo en la comparecencia: “¿Cree el Gobierno que es posible defender al español a costa de atacar a otras lenguas del Estado? ¿Cuándo aprenderán a no confundir lengua con independentismo?”. Dos preguntas que Méndez de Vigo contestó echándole en cara su victimismo.

En esa línea se manifestó también Joseba Agirretxea, del Grupo Vasco. Considera este que el Gobierno ha ido a buscar un problema donde no lo había. Fue algo en lo que también abundó Torres Mora, con tono conciliador: “Haya paz”, clamó a la sala. Aunque lejos de ello, Méndez de Vigo, pese a su intención de consenso duradero para un plan cambiante a medio y largo plazo, tal como lo definió, apenas ha logrado este martes un amago de tregua.

Más información