Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fenómeno llamado Migos

El trío estadounidense amplía su influencia en la música urbana con ‘Culture II’, uno de los discos de 'hip hop' más esperados del año

Desde la izquierda, Takeoff, Offset y Quavo, el trío Migos, el pasado lunes en un concierto en Burbank (California).
Desde la izquierda, Takeoff, Offset y Quavo, el trío Migos, el pasado lunes en un concierto en Burbank (California). Getty Images

Pocos lanzamientos han suscitado tanta expectación en este arranque de año como Culture II, el nuevo álbum de Migos, disponible desde el pasado viernes en streaming y también en las viejas tres dimensiones musicales. Hace justo un año de la aparición de Culture, el disco que consolidó la reputación de este grupo de Atlanta (Estados Unidos) hasta convertirlo en una referencia del hip hop de última hornada. Han sido doce meses agotadores para sus integrantes: Quavo, Offset y Takeoff han colaborado con estrellas del pop, desde Camila Cabello o Katy Perry hasta Pharrell Williams o Travis Scott, han recibido varias nominaciones a los Grammy y han protagonizado memes de propagación epidémica.

Formado en 2009 y curtido en la escena trap de Atlanta, Migos ha protagonizado una extraordinaria ascensión popular, mediática y comercial. Desde sus primeras mixtapes hasta este Culture II, el trío ha refinado y actualizado su sonido hasta convertirlo en una amalgama de ideas de enorme influencia en la música urbana actual. Empezó como un grupo de trap al uso y poco después ya dominaba un lenguaje musical propio, fresco y excitante. A partir de Versace, su primer gran éxito, publicado en 2013, la formación se ha acostumbrado a observar a la competencia por el retrovisor.

El gran mérito artístico de la banda se fundamenta en su talento para reciclar el estilo de pioneros del hip hop sureño, música densa y narcótica. Migos no ha inventado el flow en tresillo, que se caracteriza por integrar tres notas donde teóricamente irían dos y que genera esa sensación de rap atropellado y descuadrado con el ritmo, pero sí lo ha dinamizado hasta dotarlo de visibilidad en la escena de hip hop contemporáneo. Sin pretenderlo, el trío ha jugado un papel decisivo en el cambio de orientación vocal que está viviendo el género en los últimos años: Drake, Kanye West, Kendrick Lamar o Big Sean son algunos nombres ilustres que han tomado prestado el flow Migos en grabaciones recientes.

Vocación colectiva

Su nuevo Culture II va mucho más allá de los márgenes del trap o del rap de Atlanta. Tanto si se trata de producciones propias como externas, el sonido patentado por Migos tiene capacidad para sonar tan comercial y atractivo como innovador y atrevido, fiel a las raíces de su ciudad pero con una vocación colectiva que se acentúa en su nuevo disco: las colaboraciones de Pharrell Williams, Kanye West, Post Malone, Nicki Minaj o el propio Drake, que proclama su gusto por el grupo en Walk It Talk It, convierten este regreso en una interesante bacanal melancólica.

Más allá de sus atributos musicales, la trascendencia de Migos se aprecia en la manera cómo el grupo ha impactado en la cultura popular actual. El trío ha recogido códigos locales para hacerlos globales: el mainstream estadounidense ha tenido que adaptarse a sus normas, y no al revés.

La promoción del slang local, su capacidad para conectar con las nuevas generaciones, su elevado ritmo de trabajo o la prioridad del streaming frente a la radio tradicional son algunas claves para explicar uno de los reciente triunfos de la música comercial contemporánea.

Más información