Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lubaina Himid gana el premio Turner de arte contemporáneo

La artista, nacida en Tanzania, reivindica la identidad de la diáspora africana. Es la primera no caucásica en obtener el galardón

Lubaina Himid (i) recoge el premio.
Lubaina Himid (i) recoge el premio. AP

Una producción de cuadros, dibujos e instalaciones que reivindican la identidad de la diáspora africana y la creatividad de los artistas negros ha merecido esta noche a Lubaina Himid (Zanzibar, Tanzania, 1954) el premio Turner de arte contemporáneo, en una edición que en su nómina de finalistas ha apostado por la multiculturalidad, el regreso a formatos tradicionales como la pintura y la madurez creativa.

La galardonada, cuyo nombre ha sido anunciado en la noche de este martes en el transcurso de una gala en Hull (nordeste de Inglaterra), recibirá una dotación de 25.000 libras (cerca de 28.500 euros) y todo el recocimiento de uno de los premios más importantes del mundo del arte.

Formada como artista en el Reino Unido, la obra de Himid -la primera no caucásica en lograrlo- alude en muchas de sus piezas a la industria de la esclavitud y su legado, como esas piezas de un servicio de porcelana decorada con imágenes de esclavos. O a la invisibilidad institucional de la comunidad negra, y sus menospreciadas contribuciones, que subraya en su trabajo sobre las páginas del diario The Guardian, donde se yuxtaponen noticias sobre atletas exitosos, violencia policial contra los afroamericanos en Estados Unidos o guerra de bandas en Londres.

Otra de las constantes de su producción es el cuestionamiento del papel histórico del retrato. En una de las propuestas más celebradas, A Fashionable Marriage (Un matrimonio a la moda), Himid se inspira en las pinturas de William Hogarth en el siglo XVII para recrear un retablo satírico en el que Margaret Thatcher adopta la pose de una condesa disoluta y Ronald Reagan el de su amante, frente a la mirada de un sirviente negro. Pintura, dibujo, collage y recortables son las herramientas a las que recurre esta artista de largo recorrido.

Lubaina Himid.
Lubaina Himid. AP

A sus 63 años, Lubaina Himid sobrepasa en más de una década el límite de edad que el Turner impuso en 1991 (siete años después de su creación) pero que en la presente edición ha decidido eliminar. El jurado ha querido poner el foco en una serie de autores en la etapa madura de sus carreras que, si bien conectan con el público, se han visto marginados por las élites culturales en razón de su multiculturalidad y, a menudo, por ser mujeres, según ha subrayado su presidente y director de la Tate Britain, Alex Farquharson.

El panel de finalistas de la presente edición incluía a otras dos mujeres artistas, Rosalind Nashashib (londinense de padre palestino y madre irlandesa), y la alemana Andrea Büttner, además del artista británico de origen jamaicano Hurvin Anderson. Farquharson ha subrayado que, con esa selección, el Turner emite un canto a la diversidad de la escena artística británica precisamente en unos tiempos de creciente hostilidad hacia los inmigrantes.

El grupo de artistas que ha protagonizado la liza tiene en común el recurso a formas de representación más tradicionales que las que suele exhibir el a menudo polémico Turner. Esos autores ya no sienten que el uso de materiales y métodos inusuales y provocadores sea hoy necesariamente lo más innovador. El galardón parece haber pasado página a esa pasada singladura donde marcaban la tónica las vacas en formol de Damien Hirst, la cama deshecha de Tracey Emin, o la bombilla de Martin Creed que se encendía y apagaba en medio de una habitación desnuda.

Más información